#166: «Noche de perros» – Distrito 7 (octubre 2021)

Las imprescindibles

Noche de perros

Pasamos la primera tarde en Pamplona visitando de nuevo la sede de Distrito 7, pero en esta ocasión para jugar a su primer juego, que ya ha dado mucho de qué hablar entre todos los escapistas que lo han probado: Noche de perros.

Una vez más, recibimos un email para ir a visitar las calles de este Distrito, pero esta vez nos esperan en un lugar diferente del mismo: «Un grupo de amigos vamos a Distrito 7 a comernos una hamburguesa. Todo pinta que va a ser una velada genial pero algo sucede y todo se tuerce. A partir de ese momento solo nos importará huir y ponernos a salvo aunque sea a costa de meternos en la boca del lobo. ¿Quién nos iba a decir que el lugar más seguro estaría ahí?». La sinopsis nos recuerda a una gran sala que jugamos un año atrás y el misterio que envuelve el lugar nos daba a entender que estábamos frente a un juego que nos iba a encantar.

Lo primero que hacemos nada más entrar de nuevo en el Distrito es acudir al famoso bar donde nos vamos a poder tomar esa hamburguesa. Enseguida observamos que la decoración es francamente buena. Teníamos muchas ganas de comenzar la sala, pero no sabíamos si lo íbamos a tener que hacer ahí. Eran tantas las ganas que nuestros ojos no podían dejar de buscar candados por algún lado para descubrir si efectivamente era el lugar del comienzo del juego. A los pocos instantes, empezamos a escuchar unos sonidos que no presagiaban nada bueno, y nuestro anfitrión salió… para no volver. Quedó en ir a echar un vistazo pero lo único que recibimos a cambio fue un mensaje que nos puso las pilas para intentar buscar la manera de salir de ese lugar en menos de 90 minutos.

Así que nos pusimos manos a la obra para descubrir dentro de ese bar algún lugar por donde escapar. Durante todo el tiempo que estuvimos dentro del juego, pudimos encontrar diferentes ambientaciones, cada cual muy distinta de la anterior, para que tuvieses la sensación de que estabas visitando mundos distintos, todo ello sin salirse de la temática del juego dentro del Distrito 7. Tenemos que felicitarles por la ambientación y por los efectos que encontramos durante la partida. Ya sabemos, porque nos lo contaron esa misma mañana, que son maestros fabricando este tipo de mecanismos, pero pudimos comprobarlo de primera mano en varios puntos del juego.

Con respecto a los puzzles, nos encontramos con algo perfecto para cualquier gran sala de escape: enigmas que están perfectamente integrados con la historia y con la decoración de cada una de las salas, teniendo que usar elementos que utilizarías en las mismas para poder continuar adelante. Tenemos que deciros, una vez más, que se trata de una sala que ha conseguido sorprendernos gratamente a la hora de tener que utilizar nuestro cuerpo de una forma más física para interactuar con la decoración.

Con respecto al Game Máster, podrás encontrarlo dentro del juego de diversas formas: dando pistas, acting e incluso añadiendo algún puntito de tensión a la partida, porque aunque el juego no sea de tensión o de miedo, podrás vivirlo más intensamente gracias a la participación de Fermín en algunos puntos del mismo.

Como bien nos decía el argumento, ¿realmente ese lugar es el más seguro para resguardarnos? Al final, resultó que sí, y pudimos salvar el pellejo con unos 6 minutos de sobra, un buen tiempo para ser solamente dos. Aunque al principio pudimos atascarnos bastante a la hora de resolver los primeros puzzles, rápidamente comprendimos la mecánica de este juego. Por cierto, no pequéis como nosotros de no tocar las cosas que tenéis que tocar. Cuando vemos decoraciones tan chulas como esta, se nos olvida que hay que tener la vista de lince para descubrir cuáles de los elementos con los que interactúas son clave para conseguir tu objetivo.

Como puntos a destacar tenemos una ambientación espectacular, bien integrada no solo con la historia sino con el leitmotiv de la empresa. Unos puzzles fluidos y bien integrados con la decoración de cada una de las salas. La aparición de varios juegos con un componente más físico que siempre son muy bien recibidos, sin olvidar aquellos que te harán pensar y fijarte bien en algunos de los detalles más curiosos del lugar. También nos encantó un pequeño juego inicial que integró de forma original una sorpresa adicional a la que se podía acceder al final de la partida. Por último, pero no menos importante, el soberbio trabajo del Game Máster.

Como sugerencias, no puntos de mejora (porque creemos que la sala es espectacular), nos hubiese gustado interactuar más con algunos otros elementos que estuvimos viendo durante la experiencia. Pero creemos que simplemente es que nos quedamos con ganas de más. El juego duró casi hora y media, pero nos hubiésemos quedado dentro otro tanto más.

Recomendamos la sala a cualquier escapista que se encuentre por Pamplona. El número máximo de jugadores es de cinco, debido a que alguna estancia no es excesivamente amplia, y también es importante que los participantes tengan algo de habilidad física para alguno de los puzzles. Eso sí, creemos que parejas de jugadores con experiencia pueden disfrutar del juego de lo lindo, tal y como hicimos nosotros.

Dejamos la sala en la sección «Las imprescindibles» porque se ha convertido en la sala favorita de nuestra pequeña escapada al norte. Una sala que va a dar mucho de qué hablar por su decoración, sus divertidos juegos y por las sorpresas a descubrir en cada una de las estancias que atravieses.

"Noche de perros" se coloca en la posición 19 del ránking dentro de la sección 'Las imprescindibles'

Os dejamos con la foto recuerdo tras salir de la partida. Queríamos agradecer a Fermín la larga charla post juego que tuvimos con él, donde nos dio unos cuantos consejos y nos sugirió una sala de visita obligada en Pamplona. Así que le hicimos caso y reservamos nuestro bonus track del viaje para el día siguiente. Pero eso, como acabo de decir, será otro día.

Foto recuerdo de "Noche de perros"