El porvenir no importa

Ayer estuve toda la tarde con un viejo amigo al que hacía tiempo no veía; mal hecho. El tiempo ha pasado desde el día en que nos conocimos y ayer estuve reflexionando con él sobre los cambios que ha habido en mi vida. Gran parte de la conversación se centró en mi vida más que en la suya.

Todos los que habéis seguido mis pasos ya sabéis cuáles han sido esos cambios pero nunca nos hemos parado a reflexionar sobre ellos. Anoche tuve la oportunidad de hacerlo y de darme cuenta de muchas cosas que he tenido siempre en la cabeza, pero ayer pude atreverme a decirlas en voz alta sin miedo a que nadie piense que estoy loco.

Anoche reconocí a mi compañero que los giros que ha dado mi vida no han sido una locura como mucha gente piensa sino un reciclaje completo de mi experiencia en la vida. Estamos tan acostumbrados a hacer lo que la sociedad se espera de nosotros que muchas veces no nos damos cuenta de que estamos viviendo las vidas que todos esperan que vivamos. No es egoísmo, todo lo contrario. La gente estudia una carrera, encuentra un trabajo, se independiza, se casa y tiene hijos. La gente se convierte en esclava de unas costumbres que llevan años contagiándose de una generación a otra, de un modo más moderno u otro, pero no dejan de ser los mismos deseos de todo el mundo.

Romper con el pasado para decidir vivir algo que quieres hacer en un momento determinado es una decisión difícil de tomar y muchas veces somos conscientes de que podemos arrepentirnos por haberlas tomado. Ayer pude pensar en voz alta si me voy a arrepentir de haber estudiado una carrera con la que al final no me identifico; ayer pude reflexionar sobre si dedicarme a esto es lo más apropiado para mí (o para lo que la gente espera de mí); ayer pude pensar si estoy arrepentido de haber tomado alguna de las decisiones que he tomado en mi vida.

Ya no soy informático. No quiero dedicarme a eso, pero jamás me arrepentiré de haber pasado durante años pegado a un ordenador, estudiando en la universidad junto a mis compañeros y trabajando en ella otros tantos años.

Ya no tengo planes de futuro. No quiero tener que pensar en decidir en estos instantes cómo quiero que sea mi futuro y jamás podré arrepentirme de volverlo a cambiar todo.

Ya no me importa lo que piensen los demás. No quiero tener que dar explicaciones a nadie sobre lo que hago o dejo de hacer y jamás me arrepentiré por ello puesto que hace poco más de dos años decidí tomar las riendas y vivir mi propia vida.

Ya no quiero que nadie espere nada de mí. La vida es tan efímera que en un solo minuto todo puede dar la vuelta, todo puede cambiarse e incluso acabarse en un segundo. Es inevitable tomar ciertas decisiones, pero ya no. Ya no es necesario hacer planes de futuro porque el futuro no existe.

El pasado es pasado y ahí está y nunca me arrepentiré de haber hecho todo lo que he hecho. Nunca podré negar con la cabeza alguna de las decisiones que he tomado en la vida porque las he tomado yo mismo, el motor que mueve mi mundo. El presente es el ahora; es lo único que me preocupa de verdad. La vida, el día a día y cada uno de los momentos que respiramos, sentimos y representamos. El futuro y el porvenir ya no me importan; porque he tomado la decisión de vivir la vida y no pensar en nada más. Disfrutar de cada segundo de ella, de cada momento y de cada una de las personas que se topen conmigo en ella. Demasiado complicada es ya como para que la compliquemos aún más. Quiero usar las herramientas que la vida nos pone en el camino para poder seguir viviendo mi vida y no la vida que se esperan nuestras familias, la sociedad o cualquier protocolo establecido con anterioridad por algún individuo que un día decidió prescindir de la suya.

Y ya no me importa decirlo públicamente. He tomado la iniciativa y la decisión de elegir cada día por qué camino quiero continuar. Ya no hay vuelta atrás. Como siempre, prometo llevarme conmigo a todos los que queráis seguir a mi lado.

Mañana me voy de vacaciones a Conil (Cádiz) porque bien merecido lo tengo. Espero volver a escribiros pronto y más a menudo. Termino dejándoos este tema que tiene que ver mucho con lo que os acabo de explicar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El porvenir no importa

  1. Alberto dijo:

    Muy bien y que sigas contándonos tus reflexiones en esta habitación por muchos años!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s