Ya no te desprecio

Esta tarde he terminado de cumplir con Hacienda. Resulta que durante el tiempo que trabajé como informático se me olvidó hacer un trámite administrativo a la hora de darme de baja como autónomo. Hoy he finiquitado este asunto para evitar problemas con el fisco y convertirme en “una borbona” de la vida.

Ahora espero, dos años después, haber terminado definitivamente una historia que quedó cerrada hace un par de años ya. Una historia que terminó con el abandono repentino de mi carrera. Esta semana se cumplirán dos años del final de una etapa que viví como una auténtica pesadilla. Levantarte todas las mañanas para acudir a un sitio donde la realidad era un mundo paralelo rodeado de rosas y espinas, de carcajadas y llantos, de sonrisas y colmillos.

Dos años después puedo hablar sin tapujos de un tema que dejé pendiente hace mucho tiempo. Hace un mes que no me pasaba por aquí a escribir sobre nada porque sabía que me debía a mí mismo hacer esta entrada. Quizá he ido retrasando el momento porque sé que tengo que hablar sin pelos en la lengua de ese ser que ha cambiado el destino de muchas de las personas que estaban a su alrededor.

Puedo decir que (he sido) fui víctima del complejo de inferioridad de una persona amargada y desestructurada emocionalmente que ha conseguido hundir parcialmente algunos sueños y proyectos de mucha gente. Pero digo parcialmente porque lo que ha pasado en realidad es que tras un tiempo de recuperación, todos hemos conseguido salir adelante y olvidarnos por completo de este cabrón que, supongo, seguirá haciendo y deshaciendo a su antojo rodeado de una panda de cretinos sin iniciativa que solamente aciertan en seguir lamiendo el culo de alguien que nunca ha dado (ni dará) un duro por nadie.

El tiempo pasa y son los sentimientos los que al final permanecen dentro de las personas y sembrar el asco en la gente que te rodea solamente hará que al final las únicas personas que podrían estar a tu lado cuando todo acabe te darán la espalda porque te lo has estado currando durante años. Y la gente que sí está a tu lado tampoco lo hará porque tú les estás enseñando que nada es duradero y llegarán otros después de ti que ocuparán tu lugar y el de ellos. ¿A que es fácil darse cuenta de esto?

Hoy ya puedo hablar sin tapujos y dirigirme a ti, Santiago. Tampoco tengo mucho que reprocharte porque como he dicho arriba, tras ese tiempo de recuperación el daño que nos hiciste no ha sido mayor que el de la picadura de una avispa. Por suerte, he conseguido encontrar otra motivación para seguir viviendo. Conseguiste destruir un sueño que comenzaba de una forma emocionante, pero gracias a tu desprecio he conseguido cumplir otro sueño: vivir del deporte. Y esto me ha hecho fuerte; el deporte me ha enseñado a superar todas las zancadillas que individuos como tú nos ponen en el camino todos los días. El deporte me ha hecho fuerte y me ha convertido en un auténtico luchador que será invencible frente a gente como tú.

Ya no te desprecio, aunque si un día me encuentro contigo por la calle prometo perder los papeles y decirte todo esto al careto porque te lo mereces. Te mereces todo lo malo que te suceda a partir de ahora porque te lo estás ganando a pulso. No todo en la vida es ser un gran profesional. Si algo me ha enseñado el mundo del deporte es precisamente eso: a vivir con deportividad, a ser persona y no a ser un hijo de puta, papel que has aprendido a la perfección durante todo este tiempo.

Ya no te desprecio, porque gracias a ti abandoné un camino que no me aportaba nada positivo. Porque estar al lado tuyo no tiene nada positivo.

Ya no te desprecio, porque ahora puedo dedicar mi vida entera a transmitir este espíritu y esta constancia a toda la gente que día a día se pone en mis manos con ganas de vivir, de luchar y de intentar ser algo más consigo mismo. Y es que, desde hace dos años, he aprendido a no despreciar a la gente que se dedica en cuerpo y alma a pensar solo en ellos y no en los demás. Porque demasiado triste es ser así como para que encima te lo recuerden.

Ya no te desprecio, porque todo el imperio que creaste a tu alrededor no es nada comparado con el mundo que me rodea a mí. El mundo… MI mundo. Porque la realidad que ahora tengo a mi alrededor es real, la he conseguido con mi esfuerzo y sin mirar hacia atrás recordando todas esas cosas que me (mal) enseñaste. Porque en cantidad ganará la gentuza como tú, pero en calidad os superamos nosotros. Todos los que día a día seguimos luchando por que las cosas cambien, por ser felices y por transmitir estos sentimientos a quienes nos importan en verdad: las personas.

Han tenido que pasar dos años para darme cuenta de las cosas importantes que tiene la vida. E intentar estar por encima de los demás no es una de ellas. Lo importante es estar con los demás. Compartir el día a día con gente como nosotros. Luchar al lado de los demás. Si estos dos años han sido el duro precio que he tenido que pagar, pues bien pagado está porque ha sido la mejor inversión de toda mi vida.

Me despido de ti y de tu fantasma. Como ya no te desprecio, sabes, te deseo lo mejor en la vida. Aunque dudo que lo consigas. Todavía tienes que deshacerte de muchas cosas que no necesitamos y todavía te falta adquirir muchas que tardarás en encontrar. Y peco en darte yo estos consejos pero aún sin haber llegado a los 30 puedo permitirme ciertos lujos que la experiencia ya me está brindando. Acabo. Te dedico esta canción: la escuchaba todas las mañanas antes de tener que ir a ese lugar que maldije con todas mis fuerzas durante 87 días. ¡Toma nota!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ya no te desprecio

  1. Kiko dijo:

    Muy bien dicho, uno de tus mejores post, así se habla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s