Amonestación

Tarjeta amarillaHacerse propósitos de año nuevo es algo a lo que todo el mundo está acostumbrado. Ya es casi una tradición tanto hacérselos como no cumplir ninguno de ellos.

Intenté tirar la casa por la ventana y por eso pasa lo que pasa. Hoy me tengo que echar la bronca y por eso me autoamonesto con esta tarjeta amarilla. He incumplido uno de ellos por primera vez. Y ni siquiera ha pasado un mes desde el día en que los escribí, cosa preocupante sin duda, puesto que es un punto débil que puede llevarme a no cumplirlo jamás.

He fallado en el propósito número 3: ser positivo. Hoy no soy positivo. Llevo más de 24 horas sin positividad; y este ataque de nervios negativo que me ha dado es de los que duran días, os lo aseguro.

Me da igual la tarjeta, incluso el hecho de habérmela puesto a mí mismo y reconocer que estoy haciendo mal las cosas, pero es que me da absolutamente igual. Y no debería. Pero hasta que se me pase el enfado pienso comportarme así. Al igual que entiendo que tengo que ser positivo por mi bien, sé que a veces me tienen que dar estas rabietas también por mi bien, para poder aguantar ciertas cosas que me resultan difíciles.

Echadme la bronca y sacadme la tarjeta roja si queréis por entrar aquí últimamente solo a contaros mis problemas. Pero como habréis deducido por mis palabras, me da exactamente igual lo que me tengáis que decir en este momento. La negatividad absoluta al poder. Al menos por ahora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s