La entrevista más personal: “Mi mayor defecto es que no me valoro lo suficiente”

Fotografía desde el Parc Güell de Barcelona - Abril de 2010

Ha llegado el día. Hoy es mi 28 cumpleaños. Vosotros, con vuestras preguntas por diferentes medios, habéis conseguido que este post esté hoy publicado. Ha llegado el momento de contestar a las preguntas que me habéis formulado durante las últimas semanas. Algunas íntimas, otras curiosas y otras tantas interesantes. Como ya hice hace dos años con aquella autoentrevista, hoy soy yo el que se expone públicamente a todo lo que habéis querido conocer y a varias preguntas curiosas que me he tomado la libertad de seleccionar de algunas entrevistas en la red.

Vamos allá…

¿Cuál era tu programa favorito de la infancia?
Mi infancia está marcada mayormente por mi consumo de televisión. Nunca he tenido contacto directo con muchas personas y eso lo sabéis bien los que pasáis a menudo por aquí, por eso mismo, la televisión fue una gran compañera de pequeño. Tengo que reconocer que no me perdía ni un solo episodio de los Power Rangers.
También era muy dado a ver concursos de televisión, no me perdía ni uno. En especial, debo recordar dos de ellos, y muchos de vosotros sabéis por qué: La Noche de los Castillos y El Gran Juego de la Oca. Dos programas de los que ya no quedan y que dudo mucho que pudiéramos volver a ver en nuestras pantallas. Programas con juegos limpios y sin buscar ninguna clase de polémica donde se premiaba antes el pasarlo bien que el propio premio, el cual era prácticamente irrisorio en comparación con el esfuerzo que había que hacer para conseguirlo.
Aquellos maravillosos años que se fueron un día y que no volverán jamás.

¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?
Esta pregunta puede ser una de las más fáciles de responder aunque a simple vista no lo parezca. Y es que tengo muy reciente la respuesta por habérmela preguntado tantas veces en los últimos meses: vivir con la mayor estabilidad posible. Tener a alguien a mi lado que me quiera y me comprenda, un trabajo que me guste, en el que disfrute y que sea el que realmente yo haya elegido, y poder llevar una vida digna, sin más. No quiero lujos. No me hace falta viajar alrededor del mundo para ser feliz. No me hace falta disponer de todo y más a mi alcance. Soy muy fácil de contentar.

¿Cuál es tu mayor temor?
Durante mucho tiempo pensé que era la soledad, pero creo que no es cierto. Si algo me ha enseñado la vida es que más vale estar solo que mal acompañado. Y las malas compañías proliferan en la vida, sobre todo alrededor de uno mismo.
Tal vez mi mayor temor sea no poder cumplir lo que he contestado antes. Mi mayor temor sería no poder conseguir la felicidad perfecta. Es un objetivo tan simple y tan sencillo que no me quiero imaginar no llegar a conseguirlo nunca.

¿Cuál es tu rincón preferido para perderte por unos días?
Quizá unos días es demasiado tiempo para que yo quiera perderme. Pero sí que hay un lugar donde no me importaría estar perdido algunas horas del día. Creo que ya hablé aquí sobre este sitio el verano pasado. Os recomiendo una visita a este maravilloso lugar.

¿Cuáles son tu mayor defecto y mayor virtud?
Tienen razón los que lo dicen: mi mayor defecto es que no me valoro lo suficiente. Puede estar mal que yo mismo lo diga y que lo reconozca en este preciso momento, pero creo que valgo mucho y que no me tengo en cuenta. Durante mucho tiempo he tenido un grave complejo de inferioridad que me ha impedido admirar lo grande que puedo ser en muchas facetas de la vida. Me ha costado mucho que me importe un pepino lo que piensen los demás de mí. A día de hoy así es, aunque a veces tengo que reconocer que tengo recaídas.
Mi mayor virtud es un conjunto de cualidades que siempre me han hecho especial: soy tenaz, fiel, honesto y comprometido. Con todo: con las personas y con todo lo hago. Soy perfeccionista en lo que me propongo al cien por cien. Muy pocas veces habré dejado algo a medias o habré cesado en mi empeño por conseguir algo. Lo que sí puedo asegurar, y los que me conocéis lo sabéis, es que soy una persona que guarda un alto sentido del honor y de la fidelidad con sus ideas y con la gente que me hace sentir especial.

¿Por qué eres tan fanboy de Telecinco?
Sabía que alguna pregunta como esta iba a caer teniendo en cuenta mi afición a la televisión desde pequeño, como he comentado más arriba.
Cuando pongo la televisión decido ver algo que me entretenga. La caja tonta solo es eso: un instrumento de entretenimiento al que acudimos de vez en cuando, principalmente cuando no nos queda más remedio o cuando no podemos hacer ciertas cosas que nos gustaría.
Cuando enciendo la tele tengo claro lo que no busco porque sé que no lo voy a encontrar. Por tanto, sé lo que me puedo esperar de ella: un arma de entretenimiento fácil a gran escala. Telecinco es un canal de televisión que ha sido criticado en muchas ocasiones por su famosa telebasura. Pero cuidado, no pienso que esto sea así. Creo que las personas que están frente a este canal de televisión tienen muy claro cómo se hace su trabajo, y ahí están los datos de audiencia para demostrarlo. Las personas que trabajan en Telecinco saben que están ahí para darle al público lo que pide y por eso funciona su negocio casi a la perfección. Existen otros canales a los que yo tildo de cutres que lo que hacen es hacer la televisión que les gustaría para ellos mismos sin tener en cuenta que no todo el mundo es como ellos y que no pueden pretender que la mayoría del público asuma un rol que ellos mismos han inventado: algo ñoño, familiar o políticamente correcto, cosas que están prácticamente demostradas que no funcionan a largo plazo. Eso sí, son más bonitos, blancos y valorados, pero no funcionan como negocio que, al fin y al cabo, es lo que es un canal de televisión.
Ya lo dice el dicho (uno de mis preferidos): “que hablen de mí, aunque sea bien”. Quizá por eso, si tuviera que elegir algún canal de todos los existentes escogería ese. Si en un futuro me convirtiera en empresario y tuviera que fundar un canal de televisión, sin lugar a dudas tengo que reconocer que me gustaría que fuese como Telecinco.
Y es que ya lo he reconocido en varias ocasiones: siento una admiración especial por todos aquellos que tienen esa facilidad por hacer siempre lo que les da la gana (siempre y cuando no hagan daño a nadie, creo que se entiende).

¿Por qué no eres más cariñoso con la gente? Sé que lo eres porque luego lo demuestras con hechos, pero ¿por qué eres tan arisco?
Vuelvo a hablar sobre lo mismo que en anteriores preguntas. Por el motivo que sea, cada vez que he entrado en contacto con alguien he salido escaldado. Por diferentes razones, nunca he tenido una buena relación con nadie, hecho que me ha llevado a ponerme un escudo delante; escudo que, lo siento, pero no me pienso quitar nunca.
También es cierto que esta fama de gruñón y de borde que tengo sí que me ha dado cosas positivas puesto que me ha otorgado un cierto toque de personalidad que a muchas personas, que saben que soy así, les gusta.
El motivo o el origen de mi falta de afecto hacia los demás viene desde la infancia. Lo sé. Al igual que muchos de los que estáis leyendo esto sé que sois amables y cariñosos con las personas que tenéis cerca, yo no lo soy porque nunca he tenido un referente que me haya enseñado desde niño a demostrar estos sentimientos.
Siento responder a esta pregunta de esta forma tan franca, pero es la verdad, es lo que siento. Si de pequeño hubiese obtenido más cariño por parte de las personas que más cerca tengo sé que ahora sería diferente. Lo que no sé es si realmente me hubiese gustado serlo. Lo único que puedo afirmar es que no me arrepiento de ser como soy.
Como se dice en la pregunta, lo demuestro con hechos y no con palabras. A lo mejor, eso es lo más importante.

¿Qué no perdonarías nunca?
Hay una respuesta típica a esta pregunta. Lo que todo el mundo suele responder: la infidelidad. Pero reconozco que en mi caso no es cierto. Cuando llevas toda la vida compartiéndola con alguien estoy convencido de que eres capaz de perdonarle una, dos o varias infidelidades. Estoy seguro.
Esos matrimonios que después de tantos años juntos se separan por una infidelidad han sido la mayor estafa de toda la historia. Porque es falso. Habría algún motivo más por el que esas personas nunca antes se decidieron por acabar con todo.
Otra cosa ya serían las formas: en una infidelidad nunca dejaría que me humillaran o que me faltaran al respeto más de lo debido. Una cosa son unos cuernos y otra que se rían de ti. Eso puede ser algo que no perdonaría nunca: la mentira.
Quizá porque me considero una persona que siempre dice las cosas como las piensa y porque considero censurable, por tanto, que se me mienta. Pero si hay algo que no le perdonaría nunca a nadie en el que he puesto toda mi confianza sería eso mismo: que me mintiera, que me engañara, y que no tuviera una razón clara para hacerlo; simplemente por puro egoísmo o satisfacción personal.

¿Qué te llevarías a una isla desierta?
No me voy a andar por las ramas ni a desear cosas imposibles o que todos os esperarais. Si algo me llevaría a una isla desierta sería sin lugar a dudas un barco para salir de ella cuanto antes. No soportaría estar encerrado en un lugar como ese.

¿Quién es la persona más odiosa con la que te has topado en los últimos 10 años?
Me he topado con mucha gentuza a lo largo de toda mi vida. He estado pensando antes de responder y creo que nadie se merece el título de ser la persona a la que más odio en toda mi vida porque para odiar a alguien significa que tienes que dedicar un solo segundo de tu tiempo a pensar en esa persona, y eso es algo que no estoy dispuesto a consentir.
Pero como estoy seguro de que queréis que me moje con la respuesta, voy a ello. No voy a contestar el nombre de ninguna ex pareja, ni de ningún amigo que me haya traicionado, porque hay tantas personas que no podría decidirme. Tampoco voy a mencionar el nombre de ningún político ni de nadie que haya influido en mi vida negativamente de forma indirecta. Si hay alguien a quien he llegado a despreciar, alguien que ha conseguido sacarme de mis casillas y que incluso me ha hecho llorar de impotencia ha sido el último jefe que he tenido y por el cual, y por su negativa influencia en mi salud mental, tuve que abandonar mi trabajo antes de lo esperado.
No voy a pronunciar su nombre porque ni siquiera quiero recordar su cara de saltamontes. Solamente decir que tuve la mala suerte de encontrarme con un tipejo al que no le importan los demás, al que solo le importan las apariencias y salirse con la suya. Una persona amargada y destructiva que solo vive para su trabajo y al que le importan una mierda las personas puesto que para él solo somos marionetas e instrumentos que únicamente servimos para obedecer.
Dedico esta descripción a ese impresentable que espero lea esto y que sepa lo que opinamos sobre él la mayoría de las personas que le hemos conocido. Aunque sí que hay algo que debo agradecer a este individuo, pero es algo que de momento no os puedo contar porque dicen que estas cosas se chafan si se cuentan antes de tiempo. Pero os prometo que en muy pocos días sabréis de qué se trata; estad atentos al blog.

Si te quedara un día de vida, ¿a qué lo dedicarías?
Es difícil imaginar esta situación si no te pasa. Supongo que la respuesta que voy a dar no es lo que haré el día de mi muerte. Tampoco sé si moriré consciente, de repente o si seré yo mismo el que algún día decida acabar con todo. Pero si algo me gustaría hacer el día de mi muerte es cerrar el ciclo de mi vida.
Me encantaría poder vivir un flashback de todo mi pasado, de todas mis vivencias y de todo lo que he sentido a lo largo de los años y poder finiquitar la historia de la misma manera. Ponerle a la vida un final digno y fiel al resto de la historia. Como esa excelente película en la que pasan cientos de cosas y el final no defrauda, sea justo o no.

¿Tienes confianza en ti mismo? ¿Por qué? Y si no, ¿qué te faltaría para tenerla?
Es difícil contestar con un sí o con un no a esta pregunta. Es difícil, muy difícil. En una época de la vida en la que las cosas marchan bien, es fácil decir que tienes confianza en ti mismo. Es fácil valorarte positivamente cuando no tienes un lastre encima que frena tu autoestima.
Sin embargo, creo que a día de hoy no es así. No tengo confianza en que pueda hacer ciertas cosas que me propongo. Aunque quizá puede que no sea cierto y que no me esté valorando lo suficiente; es mi mayor defecto, como os he explicado antes. Para tener esa confianza en mí mismo debería releer lo que os he puesto más arriba e intentar no volver a tener esas recaídas que os comentaba. Pero es difícil no ser vulnerable cuando cientos de estímulos condicionan tu estado de ánimo a cada instante.

¿Tienes creencias espirituales, aunque sean más allá de la religión?
Esta es otra pregunta difícil, principalmente porque ni yo mismo me creo lo que os voy a contar.
De las religiones no me creo absolutamente nada. Lo reconozco. Todas tienen muchos valores como teorías, pero creo que las iglesias o los líderes de estas ideologías a lo largo de toda la historia han podrido los ideales con los que nacieron. Si Jesús de Nazaret existió no creo que estuviera muy contento viendo lo que están haciendo en su “club de fans”. No me creo que el mensaje de amor que supuestamente practicaba fuera el mismo mensaje de odio e irresponsabilidad que transmite mucha de la gentuza que prolifera en las iglesias. La Iglesia Católica ha desaprovechado ese chantaje de la vida eterna durante demasiados siglos como para que nos sigamos creyendo todo lo que nos cuentan. Lo mismo pienso del resto de ideologías de las cuales no comento nada porque prefiero no meter la pata puesto que también reconozco ser muy ignorante con las mismas.
Centrándome en la cuestión concreta, pienso que después de la muerte tiene que haber algo. El ser humano tiene dentro de sí una energía (que muchos llaman alma) y algo tiene que pasar con ella cuando nos vamos. Pueden existir muchas teorías físicas, químicas, esotéricas y teológicas, pero todavía no se ha conseguido demostrar nada, pero eso no quiere decir que no existan ciertas cosas. Por eso mismo, pienso que hay que ser precavido con algunos temas. Es muy posible que dentro de un par de siglos se puedan responder muchas preguntas sobre temas desconocidos, como siempre ha pasado con todos los asuntos de la ciencia. Pero también reconozco que hasta que no vea o sienta algunas cosas no podré poner la mano en el fuego por algunas teorías que muy probablemente se demuestren dentro de poco.
También porque, sentimentalmente, sería muy triste que después de la muerte simplemente existiera un final para todo. Aunque también sería el final más lógico para toda una vida.

Por último, os quiero agradecer a todos que hayáis colaborado en este post. Ha sido muy especial para mí contestar a todas estas preguntas. Me habéis hecho realizar un auténtico ejercicio mental y práctico sobre la vida, sobre la comunicación y sobre la sinceridad, porque reconozco que me ha costado sacar a la luz algunos de los temas de los que os he hablado en estas líneas.

Sabéis que este espacio siempre estará abierto para todos vosotros, para lo que queráis, sin excepción. Espero que por muchos más años pueda seguir contando con vosotros para seguir con esta bonita experiencia bloguera. Porque es gracias a vosotros por lo que sigo aquí. Gracias por vuestras preguntas y gracias por leer mis respuestas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La entrevista más personal: “Mi mayor defecto es que no me valoro lo suficiente”

  1. Pingback: Daniel, en 100 preguntas y 100 respuestas | La Habitación de Daniel

  2. Pingback: Las estadísticas de 2014 | La Habitación de Daniel

  3. Pingback: #Mi29cumpleaños | La Habitación de Daniel

  4. Pingback: Propósitos para un año más | La Habitación de Daniel

  5. Pingback: Empieza una nueva vida | La Habitación de Daniel

  6. Alberto dijo:

    Una entrevista muy buena y profunda. Gracias por compartirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s