Las cartas del Rey

Nueva página web de la Casa Real

Se me acumulan los temas. El Rey de España se ha pasado al mundo virtual. Haciendo uso de lo que dice la Constitución Española, el Jefe del Estado ha decidido hacer prevalecer su función de representación de la unidad del país y ha creado una especie de blog en su nueva página web en la que se dirigirá a todos los españoles cuando le venga en gana. Vamos, como hago yo aquí.

En lugar de los cansinos escritos formales, ahora el Rey (o alguno de sus lacayos) se encargará de publicar periódicamente posts dirigidos al ciudadano con su  opinión. Lo que no sabemos es por dónde tirarán dichos escritos.

Sin embargo, el primer sermón de su majestad ha dejado muchísimo que desear. El discurso del Rey ha tirado una vez más, y como nos tiene acostumbrados, por los ideales carcas y antiguos que ostenta la Corona. Se ha olvidado de la libertad de expresión y ha decidido llevar a cabo una defensa democrática de la imagen de España. Quizá un poco tarde.

Debemos recordar por qué está el Rey donde está: porque el enano dictador le colocó en ese puesto tras su muerte saltándose todas las líneas sucesorias (como hará él en el futuro). Quizá también está equivocado en ese modelo democrático que defiende. Sí, ese que dice en nuestra Constitución que todos somos iguales. Aunque supongo que se refiere a todos exceptuando a toda su familia: esa pandilla de vagos atados a una institución carga y caducada que siguen ejerciendo de caciques del resto de los españoles.

Quizás el monarca también se ha dejado llevar al decir que los catalanes están “dividiendo fuerzas, alentando distensiones, persiguiendo quimeras y ahondando heridas” como si la Casa Real no lo hiciera a menudo, por ejemplo, cuando se van de vacaciones con el dinero de todos los españoles o cuando nos dicen que nos apretemos el cinturón cuando ellos viven por encima de NUESTRAS posibilidades.

Y es que si el Rey quiere defender la Constitución y la igualdad y la unidad de España, lo primero que tiene que hacer es cambiar la Constitución; después, abdicar y destruir esa caduca familia de vagos y de parásitos que tenemos en España chupando de donde no hay; y por último, callarse y dejar de decir barbaridades en una página web, por muy real que sea. Si su trabajo consiste en hacer prevalecer la unidad de España que se aplique el cuento y que deje de ir de listo y empiece a arrimar el hombro para acabar con este estado de pobreza nauseabundo que tenemos en España gracias a gente como él.

Lo peor de la red es que tendremos que aguantar más a menudo las “bendiciones” del monarca. Esas bendiciones directas, discretas y polémicas que nos regala de vez en cuando a los españoles. Por cierto, tanto hablar de la unidad de este país y de la democracia… ¿por qué no utilizó el Rey su nuevo blog para hablar sobre Carrillo el día de su muerte? ¿Quizá estaba ocupado intentando vendernos de nuevo SU modelo de Estado, ese en el que los vagos pueden seguir chupándonos la sangre a los demás?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s