Tres años de vida sana

Hoy hace tres años que os escribí un post en el que decidí que algo tenía que cambiar en mi vida. Hoy hace tres años que decidí que no podía seguir siendo una persona joven con un cuerpo que ya no me pertenecía. Hoy hace tres años que comencé a alimentarme saludablemente y a hacer deporte diario y con regularidad.

Hoy puedo brindar con vosotros porque hace tres años que sigo estrictamente una vida sana. Y también puedo agradeceros que hayáis sido testigos de esto durante estos tres años.

Todavía recuerdo la tarde lluviosa en la que todo comenzó, de manos de mi amigo Álvaro. Mi querido Álvaro. Recuerdo los 40 minutos en los que intentamos ponernos una meta que no conseguimos. También recuerdo cómo aquel verano comencé mi toma de contacto con el deporte tras haberlo abandonado durante cuatro años por culpa del trabajo de oficina, ese que ya no tengo. Y también recuerdo cómo esa tarde hizo que en mí naciera un hábito que poco a poco se ha convertido en pasión y en una de las cosas más importantes de mi vida.

Hoy hago tres años en los que he pasado prácticamente por todos los estados: las dietas, el gimnasio, los fracasos, los triunfos. Y puedo enorgullecerme porque lo he conseguido yo solo. No solo he conseguido cambiar mi cuerpo por completo y, lo más importante, saber que puedo conseguirlo todo, saber que puedo con todas las cosas que me propongo; sino que también he conseguido despertar una pasión que permanecía dormida dentro de mí. He conseguido depender completamente del deporte para poder seguir adelante. He conseguido descubrir algo que se ha convertido en un sueño posible de realizar.

También he conseguido algo que tenía pendiente en mi vida: la gente. Apoyarme en los demás para salir adelante. La camaradería que acompaña a la práctica deportiva me ha brindado una oportunidad maravillosa para conocer gente y para abrir puertas.

Me propuse un reto: conseguir tres años después tener el cuerpo que siempre he deseado. No lo he conseguido, pero voy por buen camino. Quizá necesito un año de prórroga para hablar de ese objetivo que me puse con 24 añitos. Pero lo que sí que puedo decir es que voy por buen camino. Si algo me ha enseñado el deporte es a tener paciencia, aparte de a tener valor y a ser tenaz.

Hoy revivo y celebro la decisión que tomé hace tres años. Porque esa es una decisión que ha cambiado mi vida de forma muy positiva. Porque es una de las pocas decisiones tomadas en los últimos años de las que no me arrepiento en absoluto. Hoy quiero daros las gracias a todos los que habéis estado aquí, a mi lado, apoyándome en esta nueva vida: a los que habéis compartido momentos conmigo, a los que habéis sudado a mi lado, a los que me habéis aguantado en los duros momentos y a los que me habéis enseñado todo lo que ahora sé. ¡Gracias, mil gracias!

El resultado, tres años después...

Por último, os dejo una frase que leo todos los días cuando salgo por la puerta de mi gimnasio. Una frase de una atleta que dice lo siguiente: “No se fracasa hasta que no se deja de intentar”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Tres años de vida sana

  1. Pingback: La Habitación de Daniel celebra su post número 1000 | La Habitación de Daniel

  2. Daniela dijo:

    estas bien rico, hermoso!!!

  3. Jorge dijo:

    Estás estupendo!!

  4. Alberto dijo:

    Qué bonito post. ¡Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s