España se hunde… y yo con ella

Espero no tener que haceros un monográfico sobre este problema pero esto parece que va para largo. Como sabéis estoy sin trabajo desde hace casi tres meses. Cuando fui al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) a cambiarme a la cartilla del médico de mi padre como beneficiario me comunicaron que no podía puesto que tenía más de 26 años y se va a cambiar el sistema para que solicite una tarjeta para “personas sin recursos”.

Tras ir de un sitio para otro solucionando papeleo me comunican que esto hay que hacerlo en el centro de salud, puesto que es un trámite nuevo que todavía nadie conoce cómo funciona (debo ser el primer español mayor de 26 años que se queda en el paro en este país).

Cuando ya tengo todos los papeles y acudo a mi centro de salud, me comunican que desde el pasado viernes este trámite vuelve a realizarse en el INSS, con lo que, sin cita previa, me presento allí.

Allí, la funcionaria me entrega un formulario que debo rellenar. Como el trámite es nuevo y nadie conoce bien como funciona (solo los mandamases de los sueldos astronómicos para los que no existen las crisis ni los rescates) esta mujer se reúne durante unos 10 minutos con la directora de la oficina.

Me indica que falta un único documento: una declaración jurada de los ingresos que tengo previstos para el año 2012. En esos momentos, la funcionaria pone cara de póker (supongo que la misma que puse yo). ¿Cómo hago eso? ¿Qué declaro estando en el paro: la paga de los domingos que me da mi abuela, el billete de 20 euros que me voy a encontrar tirado en la calle el 16 de agosto o tal vez los dos euros que me va a prestar mi prima la del pueblo para pagarme un refresco en el mes de noviembre?

Tras esto, la funcionaria me da un papel en sucio y, ojiplática y yo creo que sin entender muy bien lo que está sucediendo, me dice que me va a dictar y que escriba lo siguiente:

“Actualmente me encuentro en situación de desempleo y no tengo previsto ningún ingreso para este año, a menos que USTEDES me den un trabajo”.

Tras firmar, me da mi resguardo y me indica que me llamará con lo que le digan a ella. ¿Alguien entiende algo? ¿Vosotros entendéis lo que está pasando en este país? Cuando sepa algo os volveré a escribir y os lo comentaré. Mientras tanto, y hasta que el país salga del agujero, me encomendaré a la virgen del Rocío, como la Ministra, e intentaré ser yo el que se saque las castañas del fuego.

Y por si acaso, por si me lesiono o tengo un accidente o me atracan en un cajero, quiero pediros un favor por si os toca a vosotros llevarme al hospital más cercano: coged mi cartera y ponedme la tarjeta de crédito en la boca, no vaya a ser que me dejen morir como a un perro en las puertas de las urgencias médicas.

Continuación en España se hunde… y yo con ella (II)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a España se hunde… y yo con ella

  1. Pingback: Derecho a curar | La Habitación de Daniel

  2. Pingback: España se hunde… y yo con ella (II) | La Habitación de Daniel

  3. Ay si Berlanga viviera la saga que iba a dirigir…

  4. blueyell dijo:

    No tengo palabras. Es surrealista.

  5. Alberto dijo:

    Esto no pasa ni en lo mejorcito de Larra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s