Pajas en ojos ajenos

El Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà“No se pueden corromper las personas, ni siquiera con mensajes falsos. Quisiera decir una palabra a aquellas personas que hoy llevados por tantas ideologías acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niño que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo. Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen… o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno”.

No deja de ser curioso que este mensaje lo haya pronunciado un sacerdote, principalmente porque el trabajo de estos señores es predicar con la palabra de dios, una palabra de paz y amor como ellos siempre han defendido. Tampoco deja de ser curioso que unas almas corrompidas por la prostitución y la homosexualidad no se merezcan el perdón de los pecados y la vida eterna y sí una deleznable condena en los confines del infierno.

No deja de ser curioso ni mucho menos que este tétrico mensaje condenatorio de odio se haya vertido en plena semana de conmemoración de la resurrección de su amo y señor.

Tampoco deja de ser curioso que sea un sacerdote el que conozca tantos detalles de la vida nocturna de los homosexuales y de lo que realizan en su vida privada y en esos clubs nocturnos a los que supuestamente acuden a prostituirse y a abusar de menores.

Lo que no que resulta curioso es que la Iglesia Católica aproveche una emisión en directo de la televisión pública para proferir esta sarta de barbaridades sobre la homosexualidad (y el aborto) delante de toda España 237.000 espectadores (el 2% de las personas que tenían encendida su televisión en esos momentos). También es muy poco curioso que esta clase de mensajes carcas, discriminatorios y cavernícolas lleguen a la televisión de todos cuando el PP vuelve a gobernar España. Aún así, y sea como fuere, debería Televisión Española controlar los mensajes que se lanzan desde el púlpito de la cadena pública y tirar más de carta de ajuste si es necesario.

Deberían recordar todos y cada uno de los miembros del Consejo de RTVE y del Gobierno de España que esta televisión la pagamos todos, homosexuales y heterosexuales, y que no estamos dispuestos a que se utilicen nuestros impuestos para hacer propaganda de la homofobia y para decir barbaridades en directo y en horario de protección infantil.

Que luego la iglesia no se sorprenda cuando salen en los medios diciendo que algunos sectores de la sociedad llevan en su contra campañas de acoso y derribo porque bien saben que se las ganan a pulso día tras día. ¿Cómo era esa cita bíblica que hablaba de una paja en el ojo ajeno y una viga en el propio?

Señor Obispo Reig Plà: le envío un último saludo cordial desde el infierno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pajas en ojos ajenos

  1. Pingback: La entrevista más personal: “Mi mayor defecto es que no me valoro lo suficiente” | La Habitación de Daniel

  2. Pingback: Reincidencias | La Habitación de Daniel

  3. Alberto dijo:

    ¿Qué sabrá este hombre de sexo ni de sexualidad? Bueno, quizá sí sepa, que luego estos son los más hipócritas. Pero que sigan diciendo estas cosas, que no hay mejor manera de perder fieles.

  4. Raquel dijo:

    Si es que los gays no merecen perdón, ni las prostitutas ni las que abortan, pero los curas que se dedican a abusar de menores.. esos sí, ¿como no van a ser perdonados?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s