El día que no existe

Hoy es 29 de febreroDicen que todo lo que suceda hoy, día 29 de febrero, no tendrá consecuencias en el futuro. Son muchas las supersticiones y las curiosidades que engloban al misterioso día de hoy. Hoy le damos un repaso a todos estos datos.

Para empezar, vamos a recordar una lección que nos enseñan en el cole: ¿por qué existe el 29 de febrero solo cada cuatro años? Un año es el tiempo que la Tierra tarda en dar una vuelta alrededor del Sol. Normalmente, este tiempo es de 365 días, pero una vez cada cuatro años, la Tierra tarda un día más. Concretamente, la Tierra tarda en dar una vuelta alrededor del Sol 365 días y 6 horas. Estas horas sueltas se convierten en un día cada cuatro años, motivo por el cual una vez cada cuatro años añadimos un día al calendario.

Los nacidos el 29 de febrero suelen celebrar su cumpleaños el día 28 de febrero o el 1 de marzo dependiendo de si han nacido entre las 00h00 y las 11h59 o las 12h00 y las 23h59 del día 29 de febrero, respectivamente. Durante el franquismo, Franco decidió que toda la gente nacida en este día cumpliera años obligatoriamente el día 1 de marzo. Sin embargo, los astrólogos opinan lo contrario: todos los nacidos el día 29 de febrero (en el signo de Piscis) deben celebrar su aniversario únicamente cada cuatro años, el día 29 de febrero.

Otra curiosidad al respecto es que en el calendario romano el día “bisiesto” era el 23 de febrero. Es decir, que en los años bisiestos había dos días 23 en el mes de febrero. El primero era “el sexto día antes de las calendas de marzo” y el día siguiente era “el bi-sexto día antes de las calendas de marzo”. Sin embargo, en la Unión Europea el día 29 de febrero es el día bisiesto “oficial”, aunque solo desde el año 2000.

Son decenas las efemérides que se celebren en el día de hoy, entre otras los cumpleaños de muchas celebridades, pero hay que destacar que hoy, 29 de febrero, se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras. También se reune el día de hoy el fútbol internacional femenino en el Algarve portugués para dar comienzo a sus competiciones.

Pasamos al apartado de las tradiciones. Se dice que el 29 de febrero se da la “proposición de matrimonio inversa”, es decir, que durante el día de hoy las mujeres pueden proponer matrimonio al hombre de sus sueños. Según la historia, esto surgió en Irlanda, cuando St. Bridget se quejó ante San Patricio por la espera de los hombres hasta que se declaraban. Entonces, San Patricio estableció el 29 de febrero como el día en que se permite a la mujer pedir la mano de un hombre. Esta tradición continuó en Escocia, cuando la Reina Margaret declaró en el año 1288 que este día una mujer tenía el derecho de preguntar a un hombre si deseaban contraer matrimonio con ella. Los hombres que se negaran a ello eran multados con el pago de un beso, un vestido de seda o un par de guantes. Este regalo debía ser ofrecido a la dama como consolación a la misma tras el rechazo.

Con respecto a las supersticiones, en Escocia el 29 de febrero es algo así como el viernes 13, un día de muy mala suerte. De hecho, se considera que alguien nacido en este día es un gafe, alguien nacido con un mal fario, motivo de más para cambiar en su partida de nacimiento su fecha de llegada al mundo como he dejado explicado más arriba. En Grecia, da mala suerte casarse en año bisiesto, pero mucha más mala suerte da si el día elegido es el 29 de febrero.

También encontramos el 29 de febrero en el cine. La película The Pirates of Penzance, la obra más famosa de Gilbert & Sullivan, la ópera cómica que fue traducida a Broadway y a la gran pantalla, narra la historia de Frederic, quien, después de cumplir 21 años, termina su periodo como aprendiz en un barco pirata. Frederic se encuentra con Mabel, la hija del Mayor General Stanley, y ambos se enamoran instantáneamente. Sin embargo, Frederic descubre que nació un 29 de febrero por lo que técnicamente solo cumpliría años cada año bisiesto. Su contrato de aprendizaje establece que debería permanecer como aprendiz con los piratas hasta su vigésimo primer cumpleaños, por lo que debe permanecer con los piratas durante otros 63 años. Mabel acepta esperar por él pacientemente.

Para terminar, un consejo a todos los trabajadores. Según un artículo publicado hace cuatro años (también bisiesto) en El País, no deberíamos trabajar el día de hoy:

Imagínense que para ajustar el horario sin necesidad de recurrir a los años bisiestos se le añaden diez minutos a cada día. Diez minutos que se dedicarían principalmente al tiempo libre y que pocos emplearían para trabajar ya que no recibirían ningún dinero extra por ellos.

Pues esto es lo que ocurre cuando trabajamos los 29 de febrero, que acumulamos todos estos diez minutos extra en una única jornada. Por ello, quien tenga un contrato con sueldo anual recibirá el mismo sueldo trabaje o no este día. Pero entonces, a quién pertenece este día. ¿Al empleador o al empleado?

Pues eso. Yo me voy a aplicar el cuento y a dejar caer mis brazos hasta mañana. Si el jefe me pide responsabilidades, le diré que le eche la culpa a Julio César.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El día que no existe

  1. Pingback: El Día del Padre: el origen | La Habitación de Daniel

  2. Alberto dijo:

    Sí, ¡a mí también me ha gustado!

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Jorge dijo:

    Me ha gustado mucho esta entrada. Original donde las haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s