El espíritu de la navidad

Un año más se aproxima. Están tan cerca que se pueden tocar con los dedos. No puedo dejar de quejarme año tras año de estas horribles fechas que se nos han venido encima sin apenas habernos dado cuenta.

Las navidades blancas han llegado una vez más a nuestras vidas. A la gente le da igual que no nieve ningún año, para ellos todo el mundo se vuelve blanco impoluto durante estos días. Solamente importa el gran invento de la felicidad que desde hace años está instalado en nuestra cabeza. No importa que haya gente sin trabajo, sin vivienda y sin comida. Aprovechan estas fiestas para demostrar lo felices que son; lo falsamente felices que son. Se seguirán colgando muñecos de las ventanas y los balcones. Se seguirá vistiendo un pino con bolas de colores, estrellas fugaces y ridículos adornos.

La gente se seguirá reuniendo con la familia para celebrar algo que no le apetece a nadie. Se volverán a mezclar los conflictos de todos los años y se volverá a desear que pase esa maldita noche cuanto antes. Volverán los niños cantores con los premios de la lotería y volverá la decepción tras descubrir que seguiremos siendo los mismos de siempre y que la ilusión que nos venden en estas fechas solamente es eso: una ilusión que se desvanece como un oasis en el desierto.

Si para algo sirviera la navidad, a mí me encantaría que fuera para que realmente se propagara esa idea base de la misma: la solidaridad. Aquella que solo se encuentra en los cuentos de Dickens, donde la maldad quedaba destruida y menospreciada por la bondad. A todos a los que os gusta esta historia inventada: ¿realmente creéis que necesitamos toda esta parafernalia?

¿Necesitamos reunirnos con la familia para hacer todos los años lo mismo? ¿Necesitamos pedir regalos y deseos como si fuera lo último que queda en el mundo? ¿Necesitamos comprar langostinos, turrones, mazapanes y piñones para evadirnos de lo que no hemos conseguido durante 365 días? ¿Necesitamos engañarnos a nosotros mismos y creer en el espíritu de la navidad para seguir adelante? ¿O es que solamente es una tomadura de pelo inventada por los mercados para seguir aprovechándose de nosotros hasta en vacaciones?

Mientras encuentro respuestas, os deseo de todo corazón, si no volvemos a vernos hasta ese momento, un feliz año nuevo. Que sea igual o mejor. Pero que sea el que tú has decidido para ti.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El espíritu de la navidad

  1. Alberto dijo:

    ¡¡Feliz año!!

  2. Pingback: Con el nuevo Gobierno, nos ha tocado la lotería | La Habitación de Daniel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s