¿Física o química?

El amor es pura químicaQuímica. Pues resulta que solo es una cuestión de química. Siempre se ha hablado sobre qué es el amor: si es física o química. ¿Qué clase de atracción provoca que dos personas puedan llegar a enamorarse?

Estaba leyendo un artículo que trataba sobre el asunto y me he lanzado de lleno a escribir sobre el tema. Oí hace mucho tiempo a alguien decir que el amor es una enfermedad y quizá esa persona no estaba tan lejos del origen de todo esto.

Y es que, según el artículo que he estado leyendo durante un buen rato, la neurobióloga del Centre de Regulació Genòmica de Barcelona, Mara Dierssen, mantiene que enamorarse “tiene todos los síntomas de una adicción”. Según esta neurobióloga, enamorarse provoca la misma sensación de euforia en el cerebro que la cocaína. Es decir, que el amor nos puede intoxicar y drogar el cerebro a través de un extraño cóctel de sustancias químicas.

En concreto, estas sustancias son: la oxitocina, la cual se libera cuando existe un amor pasional y una satisfactoria vida sexual; la dopamina, la que produce el amor y la ternura por el otro; la fenilalanina, que produce entusiasmo y amor por la vida; las endorfinas, sustancias que también se liberan cuando hacemos deporte, y que transmiten energía y equilibran las emociones; y la epinefrina (adrenalina), que consiste en un estímulo para el desafío de la realización de metas.

Cuando en una persona hay abundancia de estas sustancias, aumenta la inteligencia emocional y personal. La persona puede controlar mejor sus emociones, sus habilidades y se puede sentir “dueña de sí misma”. Es decir, que el amor no es solo una droga muy beneficiosa para el organismo, sino que aumenta nuestra calidad de vida enormemente. Entre otras muchas cosas, destaqué del artículo que gracias a estas sustancias, las áreas encargadas de calificar actos y de realizar juicios sociales y valoraciones se desactivan; por eso mismo, ante la visión del ser amado no somos capaces de hacer un juicio justo y objetivo de esa persona, con lo que se cumple otro de los dichos que rezan que “el amor es ciego”.

Pero ¿qué pasa cuando esto se acaba? Pues resulta que ver una foto de nuestras ex parejas provoca una reacción en el cerebro en el mismo lugar donde se enfoca el dolor físico. Es decir, que “el desamor duele”. Y este es el motivo por el que muchas personas colocan un escudo delante de ellas cuando se vuelven a enamorar, puesto que saben qué les hizo sufrir en su anterior relación para evitar que otros puedan provocar ese sentimiento en ellos. Por el contrario, la pasión provoca un efecto dopante en el cerebro que produce un “alivio del dolor” en las mismas zonas donde actúan los medicamentos.

En resumen, que el amor nos hace más generosos, más amables, más listos, más tolerantes hacia nuestras parejas y más valientes, ya que estas sustancias también provocan que por la persona a la que amamos podamos traspasar ciertos límites. En definitiva: el ser humano está programado para amar. Ya se encargan la sociedad, la religión y las diferentes etnias de reeducar nuestros sentimientos y conseguir que imágenes como las que os muestro a continuación todavía nos sorprendan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Física o química?

  1. A mi se me cae la lagrimita, es tan bonito estar enamorado que no puedo entender que la gente no este preparada para dejar ser felices a los demas.Solo puedo pensar que quien recrimina esto sea la gente que nunca a estado enamorada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s