¡Qué bello día!

Ayer fue un día para recordar en Catalunya porque por fin se han prohibido las corridas de toros allí. Es un día para enorgullecerse de todos los que han conseguido prohibir esta barbarie en toda la región catalana.

Os dejo con el texto que ayer publicó Pilar Rahola en La Vanguardia. Creo que no hace falta que yo escriba nada sobre esto teniendo las palabras de una periodista que siempre ha luchado para que este día llegara. Ahora le toca el turno al resto de España.

No correrá más sangre en esa arena embrutecida. Nadie jaleará más la agonía de un ser vivo, mientras aplaude su gusto por la muerte. Ningún otro ser, ridículamente vestido para matar, le cortará el rabo y las orejas, viendo que exhala el último suspiro. Quizás aún tardará en morir, pero ya habrá sufrido los tormentos de la maldad pura, la que tortura y mata por puro gusto. En la plaza nadie más disfrutará con ese horror y quizás esa ausencia le convertirá en mejor persona. No habrá carteles barrocos anunciando la maldad. Y en la ciudad que acoge ese vestigio de barbarie, nadie más hará los honores al deshonor de una fiesta brutal. El día se vestirá de gala, la ciudad será más bella y el territorio que ha hecho posible que se acabara con una gratuita orgía de sangre será más digno. Por supuesto faltará mucho hasta que, en estas cuestiones, podamos mirarnos al espejo. Faltará acabar con la miseria que embrutece a fuego y a soga algún sur del sur del territorio, y en los rincones de la conciencia, otras torturas y otras muertes de seres indefensos nos recordarán la brutalidad del ser humano. Pero, aun así, aun a sabiendas de que la tortura con barretina forma parte del lado oscuro de la identidad catalana, hoy es un día para sentirse feliz. Por supuesto los amantes del toreo convertirán la jornada en el paradigma de la hipocresía, se vestirán de víctimas, harán alardes de amor a Catalunya, venderán épica de la resistencia, sacarán a pasear a sus adalides más primorosos y hasta usarán a algunos artistas para intentar camuflar el instinto primario violento con algún atisbo de intelectualidad. Como si el arte no pudiera ser brutal, como si nunca hubiera glorificado la maldad. Cien años después de haber empezado a torturar animales nobles con el único fin de enriquecer algunos bolsillos gracias a los instintos embrutecidos de algunos ciudadanos, la Monumental dejará de ser un templo de la tortura. Y aunque el griterío será ensordecedor, y abultarán la minúscula afición, y perpetrarán la corrida de la historia, todo esto será mañana también historia. Historia triste, historia mala, historia para olvidar en los capítulos perdidos de la historia. O quizás historia para recordar el tiempo en que permitimos que la barbarie fuera legal.

Negra historia.

¡Qué bello día es hoy! El último toro torturado en esa plaza de sangre lanzará su último grito de dolor mientras la masa aplaude enfebrecida.

Habrá muerto sin más, para dar placer al sadismo. Pero será el último.

Y quizás su sacrificio nos recordará que el ser humano no es aquel que se embrutece violentando, torturando y matando, sino aquel que compadece, ama y siente. Lo dijo Mahatma Gandhi: “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”. A partir de hoy el juicio será, para Catalunya, algo más benevolente.

Domingo, 25 de septiembre del 2011, ¡qué bello día!

Y ahora os contesto

Te diría “disfrutad lo votado”, pero sé que tú no has votado a esta sinvergüenza. (Jorge)

Dilo, dilo, Jorge, abiertamente. España, para bien o para mal, es un país democrático donde la mayoría decide libremente quién quiere que le represente. Esa es la gracia de la libertad democrática. Por eso debemos disfrutar de Esperanza Aguirre destruyendo la educación pública de calidad madrileña. Porque ha sido la gran mayoría la que ha decidido acabar con la educación pública al votar a esta señora que lleva años haciendo y deshaciendo a su antojo.

La ciudadanía tiene el poder de cambiar las cosas, pero decide no hacerlo, por unos motivos u otros. Por eso mismo, tenemos que disfrutar de lo que nos ha tocado, de lo que hemos decidido. Y esa es la palabra: disfrutar. Porque no nos queda otra. Bueno, sí: indignarnos, pero eso no va conmigo. Prefiero utilizar el sarcasmo y la ironía para reírme de estas situaciones, porque la otra opción sería llorar, y creo que eso ya sería demasiado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s