El 22M acude a las urnas

Los últimos acontecimientos acaecidos, me llevan a adelantar la publicación de este post y a cambiar el tema del mismo. Tenía preparada una jornada de reflexión de cara a las próximas elecciones pero me veo en la obligación de defender mis principios frente a unos acontecimientos que están sucediendo de cara a las mismas.

Así que no voy a hablaros de nada de lo que os quería hablar. Me parece tremendo lo que se lleva viviendo durante estos días con una serie de jóvenes (y no tan jóvenes) que están descontentos con todo. Creo que tienen razón, evidentemente, pero no creo que acampar en la Puerta del Sol sea la solución a todos sus problemas. El sistema fracasa, no funciona correctamente, y el mundo parece que empieza a resquebrajarse. Pero una vez más pienso que acampar en una plaza madrileña y quedarse cruzado de brazos no es la solución. Por suerte, en este país sí que existe la democracia, una democracia que consiste en que el pueblo tenga la última palabra a la hora de decidir qué quiere para su futuro y, por suerte para todos nosotros, eso se hace a través de la política, porque si no se haría a través de la dictadura que se rige en muchos países, y ahí sí que no existe la participación.

La verdad es que me agrada ver que la gente sigue participando en la lucha, pero me duele leer y escuchar las cosas tan injustas que dicen y saber que lo están haciendo todo mal; que están haciendo las cosas por un camino que no es el adecuado. El camino adecuado siempre será la política. Cualquiera puede participar activamente, desde las listas o acudiendo a votar el próximo domingo.

No estoy de acuerdo con ciertas plataformas que quieren sancionar a los grandes partidos impidiendo que la gente les vote. Manipulan a gente dolida por la crisis del ladrillo introducida por Aznar en su primera legislatura e intentan conseguir rascar escaños en un partido de gente que “vota en blanco”. Intentan prometer locuras que saben que son imposibles de conseguir ya que nunca tendrán que ponerlas en marcha, porque nunca llegarán a estar donde ansían, como los grandes a los que intentan perjudicar. Me duele que intenten manipular a la gente que lo pasa mal en su vida diaria para llegar a un objetivo que todavía parece oculto.

Hoy pretendía escribir un texto para publicar el próximo sábado en favor de la izquierda, pero no he querido hacerlo. Os hubiera instado, cual campaña mediática, a que votarais en contra de los que utilizan nuestros servicios públicos como un negocio, como la sanidad; los que solamente amplían prestaciones cuando les sale rentable y cuando no lo es se olvidan de los derechos prometidos, como la vivienda; os instaría a que votarais contra la iglesia, contra la homofobia y contra la discriminación de la clase más débil. Os instaría a que votarais a favor del cambio, de la evolución de vuestra ciudad, que votarais por el avance y por las nuevas políticas para crear una realidad distinta. Os instaría a que votarais a los que conocen nuestros problemas, a aquellos que no solamente piensan en nosotros como si fuéramos un número o una estadística. Os animaría a votar al gobierno de todos, al de la gente que está en la calle, la gente común, la que sufre, la que siente y la que necesita la comprensión de los que gobiernan. Pero creo que es más importante instaros a que votéis. A que no os quedéis en casa ya que el futuro se cambia con los votos, no con movimientos populistas ni con manipulaciones de ningún tipo. De nada sirve protestar con un diábolo o con un porro en la mano; hay que hacerlo en las urnas.

Votad lo que os dé la gana. Pero votad. Tenemos democracia real, aunque muchos se indignen e intenten convencernos de lo contrario; y la democracia consiste en ejercer nuestro derecho al voto. Ese derecho que nos fue negado durante décadas. El mundo puede cambiarse, pero activamente. Y acampar y manifestarse no es una lucha activa. La lucha activa es la participación directa en la política, en la política que comprende el dolor de la gente y no la política que se alegra por cada uno de los parados que hacen aumentar la cifra en regocijo del propio beneficio adquirido.

Porque la sociedad, el mundo, los jóvenes y nuestra ciudad es lo más importante de nuestra vida, acude a votar este domingo. No votes en blanco, porque estarás ayudando a aquellos que quieren manipularte: mójate y decide qué es lo que quieres para tu futuro. No te arrepientas de haber desaprovechado la oportunidad para cambiar las cosas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s