¿Me exijo demasiado?

Ayer me dio un bajón porque creo que me exijo demasiado en todo lo que hago. Cuando las cosas no salen como tengo planeadas, me cuesta seguir adelante; prefiero rendirme y pensar mil veces en tirar la toalla. Vivimos en una sociedad en la que se exige el cien por cien de las cosas y yo he aprendido mucho de ella. Prefiero no hacer algo si sé que lo voy a hacer mal.

No es solo no hacer las cosas si las voy a hacer mal, sino que si las voy a hacer bien las tengo que hacer perfectas. Quizá no es un problema de perfección sino de superación, de querer superarme día tras día lo que me lleva al cien por cien de mi capacidad y al cien por cien de la perfección en cuanto hago algo. Además, sé que ese empeño en conseguir la perfección es lo que me da ánimos para seguir haciéndolo; es un reto importante saber que seguiré empeñado en algo hasta que lo consiga y es eso lo que me ayuda a no tirar la toalla cuando me he dejado vencer.

Si no fuera yo quien hubiera escrito los dos párrafos anteriores, le preguntaría a esa persona: “¿Realmente necesitas ser tan escrupulosamente perfecto con todo lo que haces? ¿Necesitas encontrar el éxito y el reconocimiento en cada una de tus labores? Seguramente no lo necesitas”. Pero es muy sencillo hablar y dar consejos, como bien sabemos todos, pero es muy difícil aplicárselos a uno mismo, sobre todo cuando te da el bajón del que os hablo más arriba. ¿Por qué es difícil aplicarse a uno mismo los consejos que le daríamos a los demás? ¿Por miedo? ¿Por inseguridad? ¿O porque nos importa un bledo lo que hagan los demás con los asuntos a los que les aconsejas?

Quizá debo releer lo que he escrito un instante… ¿Es imprescindible hacerlo todo a la perfección? Me agrada conseguir todas las metas que me propongo, es muy gratificante ir avanzando poco a poco, pero no lo es tropezar y caer, pero sí volverlo a intentar, volver a levantarse con la misma fuerza que al principio.

Mañana volveré a entrar en este post y lo volveré a leer. Mañana vendré con la cabeza mucho mejor preparada sabiendo e intentando entender que el perfeccionismo que siempre sigo a lo mejor es un mal aliado, como lo es el inconformismo con el que hace algún tiempo me enfrentaba a las cosas. Mañana entraré de nuevo para leer mi propio consejo y para encontrar un punto intermedio del que ir tirando hacia adelante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿Me exijo demasiado?

  1. Parras dijo:

    Hoy en el trabajo, una compañero me dijo que me exigo demasiado, y se que cuando hago las cosas no las dejo hasta que las termine y me queden bien, y hay veces cuando me frusto por no terminar algun trabajo o porque no encuentro respuesta…

  2. Pingback: Tres años de vida sana | La Habitación de Daniel

  3. Verónica dijo:

    Te entiendo. Soy igual. Creo que es también una busqueda de aceptación de los demás, de reconocimiento. Me gusta ser la mejor en lo que hago, no solo por mi, por mi propia superación, sino porque entiendo que me agradan los comentarios de los otros. Pero bueno, soy así. Mejor no criticarme y poco a poco aprender de mis triunfos y errores con humildad.

  4. Alba dijo:

    Me encanta.. soy yo.

  5. Pingback: Un día después… | La Habitación de Daniel

  6. Jorge dijo:

    Mañana nos cuentas 😉

  7. Alberto dijo:

    Hasta mañana entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s