Los pasos de la vida sana

Como me gusta haceros caso, hoy voy a escribir sobre un tema que me han propuesto. Como siempre os comento, podéis proponerme temas sobre los que hablar en la página de Facebook de este humilde blog. En algunos casos, como el de hoy, no tengo ni idea de qué va el asunto sobre el que queréis que hable pero, como yo soy el amo y señor de este rinconcito, me puedo permitir modificar un poco el rumbo del tema.

Hoy recibo de Raquel un enlace con un tema propuesto. Dicho enlace habla sobre el “maquillaje virtual” que muchas modelos sufren a la hora de ser fotografiadas para las revistas de moda y cómo al informático de turno se le va un poquito la mano con el Photoshop. Dentro del enlace podéis leer la noticia y sacar vuestras propias conclusiones porque yo me decido a cambiar de tema en este mismo momento.

Muchos sois los que me decís que estoy muy delgado. En efecto, durante estos últimos meses mi imagen ha cambiado por completo. Hace unos días, ponía en mi Facebook personal una fotografía del año pasado en la que estaba caracterizado como Fičkó en La Condesa Báthory. También me preguntáis que cómo lo he conseguido.

No quiero convertirme en un gurú sobre el asunto porque no lo soy y tampoco quiero dar consejos de manual de autoayuda porque creo que no tengo los conocimientos necesarios pero, al igual que hice hace bastantes meses, cuando me propuse comenzar esta vida sana, voy a poner los pasos que he seguido para hacer esto. No quiero que nadie se tome estos pasos como una regla a seguir puesto que, y os lo repito, no soy ningún gurú ni ningún dietista especializado en esto. Simplemente son los pasos que he seguido para conseguir perder tanto peso durante este tiempo. Es lo que me ha pedido el cuerpo según han ido pasando los días. Si queréis hacer lo mismo, lo que os recomiendo es que vayáis al médico a que os asesore.

Voy a comenzar el día por el principio, por el desayuno. Durante el desayuno no suelo cortarme en nada puesto que es la primera comida del día. Efectivamente, uno de los principios que suelo seguir es el “no cebarme”. Los españoles estamos acostumbrados a dejar de comer cuando estamos completamente satisfechos y llenos hasta reventar, pero evidentemente esa política es la primera de las que me deshice el pasado mes de agosto. Como os decía, en el desayuno no me corto. Eso sí, me controlo, porque la mañana nunca es el momento de cebarse. Anteriormente desayunaba un café y una pulguita de tortilla o de embutido. Desde entonces, desayuno un vaso de leche (sola) a poder ser semidesnatada (no me gusta la desnatada) con un cruasán a la plancha. El cruasán (excepcionalmente, por tratarse del desayuno) me lo tomo con margarina (ligera a poder ser). No le pongo mermelada porque no me gusta mucho, pero es una opción si deseas darle un poco de sabor al pan. Otra opción sería tomarme una tostada con pan integral. Con lo que en los desayunos elimino por completo el café y el exceso de comida pesada y, por supuesto, el pan blanco de las famosas pulgas. Intentar evitar el chocolate o los complementos azucarados, como los bollos o el cacao soluble. Yo desayuno alrededor de las once y media de la mañana, en la cafetería del trabajo, porque me despierto a las seis de la madrugada, hora en la que soy incapaz de comerme nada. Si tuviera que hacer “dos desayunos” me decantaría por algún yogur o, en su defecto, una pieza de fruta.

La comida: esta la resumo en un único plato pero que no me deje con hambre, aunque tampoco cebado. Elimino por completo los fritos y las grasas, con lo que nada de empanados, croquetas, patatas, etc. Toda la comida suelo hacerla a la plancha para evitar cocinar con demasiado aceite. Mi alimento fundamental suele ser el pollo a la plancha, aunque puedo tomarme cualquier otro alimento a la plancha: filetes de ternera, hamburguesas de pollo o pavo, etc. La pasta también es un pilar básico puesto que aporta energías para hacer ejercicio diario intenso. Si queremos acompañar nuestra comida con algo, el fiambre o el arroz (blanco) sería una buena opción. Es decir, cambiamos el pollo empanado con patatas fritas por pollo a la plancha con arroz. Quedan eliminados por completo los congelados y la comida precocinada. Como sabéis que lo verde no me gusta nada, no lo pruebo puesto que no lo considero necesario. Bienvenidos sean los caldos (ligeritos siempre) u otra clase de comida que no sea claramente perjudicial para mi dieta. Los postres quedan completamente eliminados, a excepción de la fruta o algún yogur. Si nos gusta comer con pan yo siempre me decanto por el pan de molde integral, aunque últimamente he encontrado unos crackers de pan integral con semillas o pipas bastante ligeros.

Dos horas después de comer llega la tarde y con ella el ejercicio. Salgo todas las tardes dos horas (aproximadamente) a correr. Es lo que más hace. Quizá en un gimnasio me regularía mejor toda mi dieta y mi ejercicio, pero de momento parece no hacerme falta. Normalmente, no corro todo el tiempo que estoy fuera de casa, sino que lo combino con abdominales, unos 300 o 400 diarios en cuatro, tres o dos tandas, aunque alguna vez me los hago todos de una sola vez (nivel experto). También realizo estiramientos, flexiones y toda clase de ejercicios básicos para la eliminación de grasas, líquidos, colesterol de la sangre y para mejorar el rendimiento cardiovascular. Evidentemente, y como recomiendan, es imprescindible la ingestión de unos dos litros de agua antes, durante y después del ejercicio. Cualquier otra clase de deporte que nos obligue a movernos será bienvenido.

Después de una duchita siempre entra hambre. Así que en lugar de la bolsa de patatas fritas tan ricas y a su vez grasientas, me tomo una manzana. Creo que es la única fruta que me gusta, así que disfruto de ella en este momento. Las manzanas son sanas y te dejan bastante lleno como para huir de las clásicas meriendas que nos gustaban tanto de niños.

La cena es lo más ligero del día: debe ser prácticamente inexistente. Tal vez tomar otra pieza de fruta, fiambre, un sándwich, un vaso de leche con cereales o cualquier otro alimento que no cueste demasiado digerirlo. Ahora, cuando ceno fuerte me doy cuenta de que mi cuerpo ya no lo soporta y me castiga durante toda la noche con unos dolores de estómago que no os podéis ni imaginar. Imprescindible no comer ni beber nada más después de la cena hasta que nos vayamos a dormir ya que tenemos que evitar irnos a dormir con el estómago lleno puesto que, al no movernos, esa comida será la que no se eliminará de nuestro cuerpo en ningún caso.

Los fines de semana podemos levantar la mano: puedo tomar algo de postre (y con esto me refiero a algo dulce, pero nunca en grandes cantidades), no salir a hacer ejercicio y soltarme la cuerda un poquito. Digamos que es el premio a todo el esfuerzo realizado durante los días de diario. Creo que durante las primeras semanas es imprescindible no saltarse ningún paso, pero cuando tengamos la situación dominada podemos relajarnos en algún momento. Hay veces que nos apetece acabar en el burguer o tomarnos un batido.

En resumen, he pasado de comer comida basura a comer más sano, hacer ejercicio diario intenso y eliminar grasas, fritos, café, azúcar, pizzas, hamburguesas y el resto de comida basura, congelada y precocinada. Por supuestísimo: nada de alcohol, aunque a veces como premio nos merecemos una cañita. Durante la primera semana es como todo: cuesta. Da envidia ver cómo otros se ceban aunque cuando empieza a quedarte una buena figura y ves que los demás te lo comentan te das cuenta que merece la pena todo el esfuerzo diario.

Asimismo, os comento que esta es solo la primera fase de lo que tengo pensado hacer. Tras perder todo lo que me sobra, probablemente me apunte a un gimnasio. Necesito dar forma a mi cuerpo: hacer un poco de músculo no me vendría nada mal, aunque no tengo intención de pasarme. La tercera fase a llevar a cabo es mantener esta costumbre toda la vida: hasta que nuestro cuerpo nos deje. Y como dice el dicho mens sana in corpore sano, creo que esto es posible hacerlo hasta el final de nuestros días siguiendo unas rutinas que, como ya os he comentado, son las que me pide el cuerpo, y no las que me haya recomendado ningún médico ni nutricionista, fórmula que creo que es la mejor de todas para los que estáis pensando en comenzar ciertos hábitos.

Si aún así os da pereza seguir estos pasos pero queréis salir guapos y delgados en las fotos que os hagáis este verano, podéis seguir los consejos que se daban en el enlace original que desató todo este tema. Seguro que así también podéis perder esos kilos que os sobran, al menos de forma virtual. Está claro que el que no se consuela es porque no quiere.

Y ahora os contesto…

Inauguro sección. A partir de ahora, cada vez que crea conveniente contestar alguno de vuestros comentarios lo haré al final de cada entrada y sin previo aviso. Empiezo hoy, tras cinco horas después de que haya comenzado a escribir todo esto y espero terminar en algún momento del día.

Sabéis que no suelo contestar tonterías, pero hay algunas que merecen la pena, solo para que vosotros mismos las podáis leer. Dice Dr dru:

Vaya… parece que todo el mundo se traga lo que sale en la tele / prensa, que no son más que farsas manipulaciones. ¿O alguien ha visto alguna imagen de Gadafi bombardenado una manifesetación? ¿O una simple foto antes de que la ONU decidiera destruir Libia de un sólo edificio destruído? Si de verdad el pueblo se hubiera rebelado contra Gadafi, es evidente que éste no hubiera tenido más remedio que irse… pero me temo que lo que ha pasado no tiene nada que ver con esto; es más bien un puñado de mercenarios (que parecen ser además extremistas islámicos) quienes, armados, empezaron a cargarse a la guardia nacional de Libia… Luego ya vino el paripe de EEUU, sarkozy y demás perritos falderos.

No nos engañemos, en Libia la revuelta no empezó en la capital, sino en un pueblo en una de las zonas separatistas. Esto no tiene nada que ver con una revolución, es una invasión.

Nuestro comentador (que no comentarista) parece que está muy puesto en manipulaciones puesto que afirma con rotundidad que todo lo que comentan gobiernos, medios de comunicación y la propia ONU es mentira. Incluso las palabras del propio Gadafi en las que prometía un baño de sangre son mentira para nuestro amigo. Y debe ser cierto por la forma en la que habla de él unas líneas más abajo. Se atreve a afirmar que Gadafi no ha bombardeado nada en Libia alegando que no hemos visto ninguna fotografía de Gadafi bombardeando nada. Utilizando la misma regla de tres, ¿alguien ha visto a la ONU bombardear algo? Y, como la respuesta sería afirmativa, yo le contestaría también afirmativamente a la suya. Solo hay que abrir un periódico o poner un informativo para comprobarlo. Claro está que si no creemos en la libertad de prensa no podemos afirmar que Gadafi ha bombardeado nada… y lo mismo de los aliados, con lo que la afirmación cae rápidamente por su propio peso.

También comenta que al maligno libio no le hubiera quedado más remedio que huir si su pueblo se hubiera rebelado contra él. Efectivamente debería ser así a no ser que dicho maligno tuviera un ejército a su mando que ese pueblo no tiene y hubiera decidido asesinar a todos aquellos que no piensan igual que este señor. Que se lo digan a todos esos mercenarios que permanecen enterrados en cunetas y montes de este país asesinados por un señor bajito con cara de idiota pero que tenía a muchos matones uniformados a su cargo. Menos mal que en el resto de países del mundo árabe no piensan como Dr dru y han empezado a manifestarse contra los dictadores aclamando a gritos la democracia que todos nos merecemos.

Me parece muy triste que alguien así haya podido comentar semejante burrada en esa entrada. Me esperaba comentarios contrarios a lo que yo opino referidos a la participación de España en el conflicto, pero que alguien me salga con estas y esté justificando a un dictador me parece muy triste, aparte de absurdo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los pasos de la vida sana

  1. Pingback: Tres años de vida sana | La Habitación de Daniel

  2. Alberto dijo:

    ¡Un post redondo para una figura esbelta jaja! Ahora tendré que seguir algunos consejos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s