Lágrimas entre la desolación

Foto: Asahi Shimbun | Agencia Reuters

Esta fotografía de la Agencia Reuters me ha roto el corazón. Es la fotografía de una joven que llora en medio de la desolación, en mitad de la nada, en mitad de una nada de escombros que es lo único que le queda a ella y a decenas de miles como ella. La fotografía de la destrucción.

Es una joven que está descalza, una joven que llora porque lo ha perdido todo. Su casa, sus pertenencias, su dinero, su trabajo, sus amigos y, tal vez, sus seres más queridos. Ella no tiene la culpa de nada. No tiene la culpa del estado del planeta, de cómo todos y cada uno de nosotros aportamos día a día más caos y más maltrato a la Tierra, nuestra Tierra que nos castiga duramente.

Ella no tiene ni idea de lo que es el efecto invernadero, ni tampoco de las causas que llevaron al tsunami a destrozar todo lo que tenía. Probablemente tampoco sepa qué ocurre dentro de una central nuclear cuando un terremoto la sacude fuertemente. Es posible que tampoco sepa las consecuencias de lo que está sucediendo dentro de una de ellas, así como tampoco sabrá para qué sirven los cementerios nucleares, qué efectos tienen en la vida y qué hay que hacer para eliminar ciertos residuos.

No sabe cómo funciona el planeta, ni los riesgos de una fuga radiactiva. Tampoco sabe lo que tiene que hacer su país para volver a la normalidad, ni para qué sirve el yodo ni en qué forma podrá ayudarle. No sabe nada sobre la bolsa, sobre si está a la alza o si cae en picado. Tampoco sabe lo que va a pasar a partir de ahora en su vida.

Y no sabe nada porque no consigue verlo. Su llanto, sus lágrimas y su mirada están perdidos en medio de la destrucción. Pero ella no entiende nada. Solamente es una víctima más de la pesadilla que están viviendo en Japón. Solo es una mujer para la que su vida acaba de cambiar para siempre. Es una mujer que tendrá que empezar de cero si quiere volver a ser la que era, recuperar su vida y volver a sonreír. Mientras, lejos de la destrucción, los grandes se pelean por forrarse a costa de la energía nuclear o de su fin, olvidando por completo que esta joven está perdida en mitad de un desierto de destrucción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lágrimas entre la desolación

  1. Adela dijo:

    La verdad que es muy fuerte la imagen y la energia que desprende,la verdad es que es una gran injusticia que se repite en un mundo llevado por la codicia.Quizas ella no sepa las causas lo que si sabe es que tiene que tener esperanza y confiar en Dios.Pues cuando todo se pierde es cuando hay que confiar mas en la Divina Providencia.Confio que pronto se puedan recuperar y que todos los paises ayuden a Japon para que salgan de la agonia mas pronto.Les deseo que Dios les bendiga y que se produzca un milagro despues de tanta calamidad.

  2. Alberto dijo:

    Una dura lección para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s