El ‘efecto mariposón’

Fanático cristianoSeguro que habéis oído hablar del famoso ‘efecto mariposa’. Para los que no conozcáis mucho sobre el asunto, como yo mismo, voy a tirar directamente de Wikipedia para no meter la pata.

El efecto mariposa es un concepto que hace referencia a la noción de sensibilidad a las condiciones iniciales dentro del marco de la teoría del caos. La idea es que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande.

Un ejemplo claro sobre el efecto mariposa es soltar una pelota justo sobre la arista del tejado de una casa varias veces; pequeñas desviaciones en la posición inicial pueden hacer que la pelota caiga por uno de los lados del tejado o por el otro, conduciendo a trayectorias de caída y posiciones de reposo final completamente diferentes. Cambios minúsculos que conducen a resultados totalmente divergentes.

Su nombre proviene de las frases: “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” (proverbio chino) o “el aleteo de las alas de una mariposa pueden provocar un Tsunami al otro lado del mundo” así como también “El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”.

Los que no somos tan inteligentes, conoceremos el efecto mariposa gracias al programa de televisión El Hormiguero donde de una manera muy divertida nos han enseñado a todos cómo funciona dicho efecto.

Ahora bien. Os estaréis preguntando el motivo que me lleva a poner al papa en la foto de hoy. En este caso, no estoy utilizando la fotografía para aumentar el número de visitas como ya he hecho en alguna otra ocasión. No, el motivo que me lleva a poner una foto del papa es para hacerle a él y a sus secuaces protagonistas del día. Y es que leo, pero ya no estupefacto, porque de estos me espero cualquier cosa, que los terremotos que han tenido lugar en Nueva Zelanda están producidos por culpa de los gays.

Sí, efectivamente. Por culpa de los gays. Por eso el título de esta entrada es el ‘efecto mariposón’ (aunque previamente he tanteado poner otros como el ‘efecto mariquita’ o ‘efecto maricón’, aunque he decidido quedarme con el actual). Según los fanáticos de cristo, las miles de muertes provocadas por ese terremoto son por culpa de la desobediencia a dios por realizar uniones homosexuales. Esto era de esperar, porque los extremistas religiosos utilizan a la humanidad como si fuéramos cerdos, es decir, que lo aprovechan todo de nosotros. Aprovechan al máximo cualquier cuestión para poner en duda el rigor científico o la moral de la mayor parte de la humanidad.

Volviendo al tema, y citando textualmente, “las relaciones entre personas del mismo sexo son los factores que conducen a que se produzcan estas tragedias”. Pero no solo esto, porque aparte de transmitir intolerancia frente al colectivo LGTB también cargan contra el aborto y vuelvo a citar textualmente: “Nueva Zelanda no puede seguir asesinando niños antes de nacer, que le quita la autoridad a Dios de que los padres eduquen a sus hijos, la legalización de la prostitución, las uniones homosexuales…”. Y concluyen, “si no dejáis de hacer estas cosas, algo peor vendrá sobre vosotros”.

¡El apocalipsis! La guerra, la peste, el hambre y la muerte vendrán y nos aplastarán. Ya sabéis que no tengo nada en contra de ninguna religión, pero sí contra sus dirigentes y secuaces, pero estoy harto de que se utilice el miedo de la gente para conseguir lo que quieren. El miedo y la ignorancia. Llevan toda la vida chantajeando al ser humano con la idea de la muerte, lucrándose de los pobres para quedárselo ellos mismos, predicar sin el ejemplo y, llevándose la contraria una vez más, cometer las barbaridades más absolutas que se han cometido nunca. Por suerte, vivimos en un mundo donde cada día existe menos gente ignorante (exceptuándoles a ellos mismos) y más gente que cree en la ciencia. Critican a un colectivo que lucha por el amor y solamente predican con el odio hacia los demás (creo que esto contradice una de las 10 normas base de su religión). Y por si fuera poco, la ignorancia de estos fanáticos pretende imponerse sobre una cultura y un pueblo que ya no les pertenece. Un pueblo que despertó y dejó de creer en cuentos y fábulas escritas para un pueblo inculto que poco a poco ha dejado de existir.

Esta falta de respeto cometida hacia todas las víctimas de los seísmos solamente ha dejado latente el oportunismo de estos señores para promover su odio y su indiferencia hacia un pueblo que no comparte en absoluto su opinión ni sus doctrinas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El ‘efecto mariposón’

  1. blueyell dijo:

    Esto que comentas en este artículo me ha recordado a lo que Sharon Stone dijo respecto al terremoto que sacudió China hace 3 años, en el que fallecieron más de 70.000 personas, además de otras miles desaparecidas, desperfectos, y un sin fin de males que destrozaron la vida de las personas que residían en la zona afectada.
    Lo que la famosa actriz dijo es que el terremoto sucedió por acción kármica, como la reacción a lo que China hizo durante la revolución cultural a la región del Tibet y los sucesos de la plaza de Tianamén.
    Es decir, ¿cómo se puede tener la sangre fría de decir eso? ¿es acaso ella una experta en temas sobre el karma? Si de hecho los lamas y tibetanos que se exiliaron y tuvieron que ver como destrozaban sus hogares, mataban familiares, quemaban pertenencias… esa personas se “ríen” cuando alguien habla del karma así a la ligera… no me quiero meter en temas de religión y espiritualidad, pero me hierve la sangre cuando la gente usa a Dios o a la espiritualidad para justificar desgracias, o cuando deciden hacer cosas en su nombre.
    Creo que los seres humanos ya hemos adelantado lo suficiente para saber en qué lugar tiene que estar Dios en la vida de cada uno. Lo que me recuerda a la frase que dijo un maestro zen a una clase que impartió en Madrid, cuando una chica le preguntaba que en el budismo zen (tipo de budismo en el que no se considera la existencia de un Dios o deidad, no cabe ese concepto en el mundo zen), le preguntaba que dónde quedaba Diós. Y el maestro le dijo que es que no quedaba en ninguna parte, que Dios ya sabía dónde tenía que estar en esa situación.
    Pero la chica insistió, quería saber dónde estaba Dios, qué hacía el hombre con Dios cuando decidía seguir una filosofía de budismo zen. Y finalmente el maestro le dijo que la respuesta no se la podía dar él.
    Él sólo podía dar una respuesta como maestro de budismo zen. Pero sin embargo, le pareció que la pregunta era bastante interesante, por lo que el maestro la invitó a no dejar a un lado su pregunta, que siguiera buscando a Dios en su vida.
    Con todo este rollazo que acabo de contar, lo que quiero decir es que conceptos como Dios, las deidades, el ateísmo, etc… son muy personales e íntimos. Deberíamos aprender a diferenciar lo que es la unión de seres humanos, los derechos humanos, etc… y lo que es las creencias personales de cada uno.
    Hasta que las mayorías no acepten que la suya es sólo una opción de entre otras tantas, seguirá habiendo muchos problemas en el mundo.
    Un saludo 🙂

  2. Alberto dijo:

    ¡El título del post es genial!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s