Las medidas para crear empleo de Rajoy

La tele es un medio difícil, lo comprendo. Cada vez que veo a Mercedes Milá haciendo el tonto en GH y pidiendo que le creen un Facebook que se llame Merceditas la Guarra pienso “esto tiene que ser por la tele”. Tiene que estresar. Tiene que dar miedito ponerte delante de millones de personas y conseguir ser alguien serio, alguien creíble, alguien que además de cumplir su objetivo entretenga, puesto que para eso existe la televisión.

Sobre todo entiendo que tiene que ser más difícil todavía cuando te crees más importante que nadie. Eso debió pasar en el vídeo que os acabo de mostrar. Un señor Rajoy que se siente más importante que nadie. Un señor Rajoy que queda desbordado por su propia herramienta política: la demagogia. Y es que para ser demagógico hay que utilizar los mismos métodos que para ser un mentiroso: hay que tener preparadas todas las respuestas a las preguntas que nos puedan surgir. Mucho más importante es este punto cuando acudimos a un plató de televisión para que ciertas personas nos entrevisten directamente.

Imaginaos la situación: Pedro Jota haciendo de maestro de ceremonias, Rajoy como el gran espectáculo estelar y una joven y dulce niña (¿será la de Rajoy?) sentada en una grada formulando una pregunta. Ella se llama María y es estudiante. Primeramente anuncia que ella votará al PP, cosa sorprendente en un debate puesto que sin saber el contenido del programa político ya viene con una idea preconcebida. Aún así, María se anima sonriente a hacerle una pregunta a Rajoy, cual fan de Alejandro Sanz le regala unas bragas al mismo momentos después de un concierto. Atención, pregunta: ¿qué medidas incluye en su programa para crear empleo? ¿y para apoyar a los jóvenes emprendedores que no tienen acceso al crédito?

Rajoy empieza a babucear mientras señala con su estilográfica unos párrafos de su chuleta. Pedro Jota se pone nervioso y le insta a responder antes de que pudieran darnos las uvas a todos los expectantes espectadores. Y Rajoy responde que lo ha escrito en el papel pero que no entiende su letra.

Ya…

Pedro Jota repite la pregunta pero no sucede nada. El señor Rajoy, que conoce a la perfección el programa electoral que lleva casi 8 años preparando, fijándose para ello en los fallos de los demás, sigue sin contestar porque no entiende su letra. ¿Acaso lo tenía apuntado porque sabía que le iban a hacer esa pregunta? ¿Apuntó la pregunta? ¿Entonces por qué no contesta cuando el retroreggatonero periodista le vuelve a formular la pregunta? ¿Por qué un supuesto líder político no sabe contestar a esta cuestión? ¿Acaso la letra que no entiende es la de otra persona?

Yéndose por los cerros de Úbeda, el ya autoproclamado futuro presidente del gobierno empieza a decir ciertas pautas que va leyendo de la susodicha chuleta y, para terminar con su exposición, decide dirigir a la joven una serie de consejos: que estudie mucho, que se esfuerce, que se forme, que tenga mucha vida y que acumule experiencia, porque así será mucho más fácil que la contraten alguna vez (recordemos que la chica le hizo una pregunta sobre emprendedores). Luego, de forma gratuita, critica a la señora Merkel por ofrecer trabajo a los jóvenes más cualificados. ¿Esto es lo que se merece España?

¿Un señor que se dedica a darle consejos como los que Cuca García de Vinuesa le dio a un joven homosexual que llamó a su programa para contarle lo feliz que era? Lo más alucinante es la forma en la que María corresponde a la respuesta de Rajoy: con una sonrisa. María celebra la conclusión de su líder sonriendo a las palabras de este señor. Es decir, que se dio por satisfecha. Se dio por satisfecha al recibir semejante respuesta de un supuesto futuro presidente del gobierno. Realmente pienso que a María le importa un pepino la respuesta de Rajoy y todas sus medidas para salir de la crisis. Aunque sí que tendría que seguir los consejos de Rajoy: debería formarse, estudiar y sobre todo, para que en un futuro tenga un trabajo que se merezca, María debería prepararse las entrevistas para evitar ser pillada en semejante situación en la que el señor Rajoy hizo el ridículo delante todas las personas que, importándole un pepino lo que diga, seguirán pensando que este señor es lo mejor que podemos tener en este país para salir de la crisis, para generar empleo y para gobernar por encima de todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s