Los puros de Pepe Ribagorda

Leo con espanto el post de Pepe Ribagorda en su blog y no consigo comprender que este señor haya escrito tal sarta de barbaridades.

Para empezar, comienza tildando la Ley Antitabaco de “atentado a la cultura gastronómica” que para empezar ya tiene bemoles. No he oído una gilipollez tan grande en toda mi vida. No se puede comparar el tabaco con la gastronomía porque es absurdo. Quiero ir citando ciertos párrafos para ir rebatiéndoselos uno a uno.

Me quiero referir a esta ley prohibicionista y poco respetuosa con las libertades individuales como fumador de cigarros habanos. Un sugerente hábito que inicié hace ya muchos años tras renunciar, de por vida, al vulgar, pernicioso e industrial cigarrillo. Son prácticas radicalmente opuestas. Dejar de ser rehén de un vicio para ser dueño de un placer me ha proporcionado innumerables momentos de felicidad con un riesgo, cuantificado y hasta diagnosticado médicamente, mucho menor. […]

Señor Ribagorda, me parece terrible que usted califique de ser “poco respetuoso con las libertades individuales” la aplicación de esta Ley cuando para usted es ser “dueño de un placer” el contaminar el ambiente con el humo de sus puros. Quizá tiene razón y sí que podemos comparar la gastronomía con el fumar: desde luego, tiene que ser asqueroso comerse un plato de comida con sabor a sus asquerosos puros, por poco pernicioso que a usted le parezca.

[…] Además raramente el fumador de cigarros habanos traga el humo. Estamos ante condiciones y hábitos que alejan al consumidor de este selecto tabaco del habitual fumador de cigarrillos.

Bueno, creo que esto ni siquiera merece que le responda porque me daría la razón en todos sus puntos. Resulta que el fumador de puros habanos no se traga el humo, con lo que el 100% del humo del puro, por muy natural que sea, va a parar al ambiente, a mi ropa, a mi comida, a mi bebida y al aire que respirarían mis hijos en el futuro si no llega a ser por la aprobación de esta Ley que le resulta tan dañina. De todas formas, esto no dista mucho de los habituales cigarrillos: no creo que mucho humo se quede en los pulmones de sus consumidores cuando parecen chimeneas, expulsando constantemente humo por sus bocas, en un gesto totalmente desagradable para la vista y, más aún, si hablamos de la elegancia de la que usted tanto presume en todos sus artículos.

Dicho esto esta impositiva, injusta, cínica y desconsiderada ley me parece una auténtica tropelía al sentido común, a la tradición y al buen gusto. Un auténtico atentado a la cultura gastronómica. ¿Tanta urgencia había? ¿Por qué no se ha consensuado con fumadores y hosteleros? ¿Qué necesidad había de aprobar esta ley que puede traducirse en pérdida de puestos de trabajo en estos momentos? ¿A que viene demonizar al fumador de esta manera? ¿Por qué no se persigue con igual saña a las empresas que contaminan nuestro medio ambiente o a las multinacionales del sector alimentario que propician la obesidad? ¿Por qué no respetar la libertad individual del que quiera fumar sin perjudicar a los que no quieran hacerlo?. Estamos ante preguntas, de momento, sin respuesta. […]

En el último párrafo que voy a comentar, porque no merece mucho más la pena, el señor Ribagorda considera esta Ley “injusta, cínica y desconsiderada”. Fijaos lo que es el punto de vista: injusto significa que no es equitativo, y ahora gracias a la nueva Ley todos vamos a estar en igualdad de condiciones, quien quiera fumar podrá salirse a la calle para no molestar a nadie y así no obligar pasivamente a que nadie respire sus malos humos; cínico es algo que demuestra desvergüenza, como por ejemplo, obligar a respirar un aire tóxico a todos aquellos que no lo desean, aunque también la RAE considera cínico a todo aquello “que es desaseado”, ahí lo dejo; por último, desconsiderado, aquello que “es falto de consideración, advertencia o consejo”. Lo de la advertencia y el consejo lo obvio, porque estoy harto de repetirlo, pero señor Ribargorda, no me va usted a negar que prohibir fumar sea una falta de consideración, porque se ha hecho para tener consideración, valga la redundancia, con todos aquellos que no queremos respirar el mismo aire viciado que los demás. Le repito que no se prohíbe fumar a nadie, solamente se les obliga a no atufarnos a los demás con el humo de sus puracos. Puede usted hacerlo en la calle, sin molestar a nadie. Aunque si quiere hacerlo con el placer que usted presume en su post, le recomiendo un sitio donde pueda estar más cómodo para dicha situación: sentado en la taza del váter; eso sí, por favor, después no tire la colilla por el desagüe, que los pobres peces no tienen la culpa de sus gustos “gastronómicos”.

Me parece increíble que un hombre cuyo trabajo es informar llame “atentado contra las libertades” a algo que se ha creado para evitar el prejuicio que causa contra la salud de los demás el humo del tabaco. Si eso es atentar contra las libertades… Decir que es una “tropelía al sentido común, a la tradición y al buen gusto” es el colmo de la ignorancia que nunca pensé que saldría de la boca de este señor y que me ha provocado una grave pena y una terrible decepción pensar que nadie se ha enterado todavía de nada. Cuando este señor se percate algún día de que no va a molestar a nadie al fumarse su habano, entonces verá el sentido que ahora no le encuentra a esta Ley. Mientras, cualquier opinión del señor Ribagorda será carente de significado y no podrá sostenerse con nada, ni con cientos de puros colocados verticalmente sobre el argumento, por muy naturales y artesanales que sean.

Por último, termino (aunque no con distinto tema) contestando a uno de mis comentarios:

Y se puede utilizar esa web para reclamar por una Ley, que me gustaría saber si habría sido aprobada en referendum.

De los chulos de renfe, no tengo nada que decir, pero de un señor, que ha invertido en un negocio privado, que probablemente se gastara un pastón para adaptarlo a la anterior normativa, y que ha perdido ese dinero, y ahora puede perder un pastizal, solo puedo decir, que ole sus OO. Mientras que renfe la utilizamos todos sin más remedio, a su restaurante, que es suyo, nadie tiene obligación de ir. Eso es libertad y democracia. Esta Ley del tabaco, digna de una dictadura. Ya está bien de legislarlo todo.

Quiero responder a Juanjo, que así dice llamarse la persona que contesta a mi post No pienso aceptar a los chulos, persona a la que no debe interesarle ni importarle mucho la democracia cuando está harto de que se “legisle todo”. Antes de nada, quiero apoyar su propuesta de que se haga un referéndum para conocer qué personas están a favor de la nueva Ley Antihumo. Señor Juanjo, en España el 70% de sus habitantes somos no fumadores, y no era normal que el 90% de sus restaurantes, bares y centros de ocio fueran espacios solo para fumadores. Y es que en España las cosas hay que hacerlas así, porque por mucho que nos las demos de modernos seguimos sin respetar al que tenemos al lado, tanto a la hora de fumarnos un pitillo como a la de pisar a cualquiera sea por el motivo que sea.

Solamente se ha puesto un poco de sensatez para que de una vez comiencen a respetar las “libertades individuales” de las que tanto habla el señor Ribagorda para respetar nuestra salud. Pero es más importante recordar que la libertad de un fumador termina cuando está perjudicando la salud de los que están a su alrededor. No hace falta recordar que la salud siempre tiene que estar por encima de cualquier vicio.

También quiero expresar mi conformidad con lo que dice de que “nadie tiene obligación de ir”, en referencia al asador Guadalmina, y que “eso es libertad y democracia”. Y en eso tengo que darle la razón: tras el desprestigio de este señor y cuando la gente comience a ser multada por incumplir la Ley en su establecimiento, ¿a ver cuántos vuelven a pisar ese lugar? Estoy convencido de que cuando se quede sin clientes le echará la culpa a la Ley Antitabaco en lugar de hacerlo a su falta de respeto por los demás y por la Constitución Española, esa norma base de toda la legislación española y que tanto le molesta a Juanjo.

Y para terminar, responder a la frase más asquerosa de todas: “Ley del tabaco, digna de una dictadura”. Me parece repugnante que, en este país, se compare la dictadura tan terrible vivida con una Ley cuyo fin solamente es conseguir mejorar la salud de todos los ciudadanos. Si a usted le parece que al prohibir fumar estamos haciendo lo mismo que hacía Franco (matar a personas injustamente solo por su forma de pensar, encarcelar a inocentes, pisotear las “libertades individuales” de los ciudadanos e imponer su poder maltratando a todo un país), por favor, visite a su siquiatra con urgencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los puros de Pepe Ribagorda

  1. loRe dijo:

    (Se me olvidaba: no sé quien es ese señor ni tampoco me interesa mucho, la verdad, me importa lo que se diga,no quien lo diga,pero lo que sí debería estar multado es tirar las colillas al suelo, estoy harta de ir a la playa y encontrarme con colilas de cigarro y porro, cuando fumaba me compré una pitillera de metal por 3 euros y cuando fumaba fuera apagaba el cigarrillo en la base de la pitillera y la guardaba hasta encontrar una papelera, porque si no quieres manchar,no manchas)

  2. loRe dijo:

    A ver…estoy contra la nueva ley que han sacado, porque cada uno se suicida como quiere(me refiero a que mientras no hagas daño, tienes libertad, no?, por ejemplo, yo lo prohibiria en áreas infantiles cerradas-no en parques públicos-o en sitios así)…pero un puro es igual de “burgués”que un cigarrillo, y además, una cosa es comer y otra fumar. Sí que es una putada(no se me ocurre otra palabra) para hosteleros que habian iniciado las obras para poner area de fumadores y ahora se ven con el marrón…lo que veo muy hipócrita es que digan que ponen esa ley “por nuestra salud”y que se sigan llenando los bolsillos de la venta de tabaco, que contiene incluso droga dura, y no lo dicen, si realmente les importa la salud de los ciudadanos(lo digo como exfumadora)que obliguen a las tabacaleras a decir todo lo que contiene el tabaco, y quien no cumpla con eso, cierre, y a partir de esa información, que la gente decida,lo mismo que con la comida(lo siento, he caído en la misma comparación, pero esto es cierto), compras cereales para tus hijos, creyendo que son sanos, y están cargados de grasas saturadas y azúcares refinados, y compras cocacola para un cumpleaños de un crio, y todo es azucar e incluso cocaína

    • Fernando dijo:

      No he podido resistirme a contestar, o sea que la Coca Cola ¿lleva cocaina?…¿pero tú cuando has nacido? dices que uno se suicida como quiere mientras no haga daño a nadie…pero te has enterado de algo? ¿todavía no sabes que el humo del tabaco perjudica a los que no fuman? podias pensar un poco antes de hablar, laverdad…

  3. Alberto dijo:

    Uf, estoy deseando que esto deje de ser noticia para convertirse en algo que se da por hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s