Cólera y olvido

Aquí ha pasado algo. Ha tenido que pasar algo para que todo el mundo ya se haya olvidado de Haití. Hace tres meses os hablé de que todo el mundo se había olvidado de Haití. Os hablé del número de enfermedades que les rodean y de que parecía que el mundo se había olvidado de ellos.

Ayer leí la noticia de que ahora Haití está siendo sacudida por un brote de cólera. El cólera es una enfermedad intestinal diarreica producida por una bacteria que se encuentra en los alimentos y agua contaminada por dicha bacteria y aparece sobre todo en los lugares como Haití, en los que hay una deficiencia sanitaria bastante importante.

Que Haití no deje de acercarse cada día más al dolor, al sufrimiento y a la muerte me hace preguntarme qué es lo que han hecho. ¿Por qué les está pasando todo esto? ¿Cómo es posible que sean pasto de una especie de mal de ojo que les está destruyendo poco a poco desde hace casi diez meses?

Y lo que más me sigue sorprendiendo, como aquel día de agosto: la solidaridad ya se ha terminado. Han sido olvidados por todos y ahora se enfrentan al momento más duro de su vida, solos. Me da vergüenza pensar en la hipocresía de la gente que ha ayudado a los haitianos. Me da pena pensar que se va presumiendo de haber donado grandes cantidades de dinero cuando ese dinero es poco al compararlo con el dinero que manejan los bancos o con el dinero con el que se paga a un jugador de fútbol.

Es muy triste pensar en eso. Que vivimos en un mundo en el que se premia y se paga a los que no lo necesitan tanto y que dejamos olvidadas a personas que sufren las consecuencias de algo que les vino de repente y que apenas les dejó tiempo para reaccionar. Es muy triste saber que el ser humano es tan despreciable como para olvidarse de sus semejantes. Una tristeza que solamente es la consecuencia de haber construido este mundo tan repugnante y desagradecido en el que vivimos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cólera y olvido

  1. Pingback: Lorca, cinco meses después | La Habitación de Daniel

  2. Pingback: Ahora le toca a Indonesia | La Habitación de Daniel

  3. blueyell dijo:

    Cierto es lo que dices. Todo esto es el resultado del mundo que la humanidad ha ido creando (y permitiendo). Hay personas encerradas en la llamada “jaula de oro” y otros vivimos en el oro directamente. Y también es resultado de un extremo control de las comunicaciones de los principales países, entre los cuales nos encontramos. Se nos muestra lo que interesa para hacernos sentir mal, para enfadarnos, y lo colocan de tal modo que las informaciones verdaderamente importantes o que nos harían pensar salen en último lugar, hay que buscarlas mucho, o salen pasados ya unos meses…
    Creo que deberían llamar al super premio nobel de la paz que solucionase las cosas… ¬¬ que tal vez manda unos cuantos soldados más a no se donde…
    Igor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s