Ahora la cara se me queda de capullo

Hace unos días, os comentaba que había tenido un problema con Renfe y que había rellenado una hoja de reclamaciones. Os comenté que se me queda cara de estúpido cada vez que relleno una hoja de reclamaciones porque sé que no sirve para nada y que lo único que vamos a recibir es una carta de disculpas a los pocos días.

Pues bien, coincidiendo con el día de mi cumpleaños, es decir, hace ya seis días, Renfe ha redactado la famosa carta de disculpas. No la voy a poner entera porque la tengo que mecanografiar letra a letra, pero os voy a poner lo más significativo de la misma:

Le informamos que desde las 14:05 hasta las 16:50, del día indicado en su escrito, se produjo una avería en las instalaciones de la vía en la estación de Vallecas.

Este hecho ocasionó alteraciones en el servicio de trenes de las líneas que efectúan su paso por estas estaciones, produciendo retrasos de 5 hasta 25 minutos a un total de 62 trenes, normalizándose paulatinamente el servicio una vez finalizada la reparación de esta avería.

Lamentamos que la información no fuese facilitada de la manera más adecuada […].

Analizando lo que os escribí aquel día y comparándolo con lo que ahora me comentan, parece que ni siquiera se han leído mi reclamación; da la sensación de que la han tirado a la papelera porque no contestan para nada a mi escrito. Solamente justifican la incidencia que no sufrí, porque os recuerdo que lo que yo sufrí fue una torpeza a parte y causada por la incidencia principal, o sea, el desvío de un tren que funcionaba perfectamente sin aportar la información de su destino.

Sabía que solamente iba a recibir esta carta como compensación por las dos horas que perdí aquel día, pero ahora ya no se me queda cara de estúpido, sino de capullo, o tal vez, de gilipollas por pensar que una empresa tan grande y tan alejada de los problemas de la gente, como es Renfe, se iba a poner en mi lugar e iba a comprender claramente los motivos por los que aquel día rellené estas inútiles hojas de reclamaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ahora la cara se me queda de capullo

  1. Pingback: “El culo”, de Juan José Millás | La Habitación de Daniel

  2. Jorge dijo:

    Tú por lo menos recibes carta. Mi hermana, que normalmente coge el tren para ir a Valencia, cuando ha puesto alguna queja por retrasos, ni le han mandado carta ni nada.

    Renfe. Acortamos distancias. Acercamos personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s