Resaca festiva

 
Ayer salí de juerga. Hacía siglos que no salía. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien. Hacía tiempo que no os veía.
 
Hipotecamos nuestras vidas. Las hipotecamos para conseguir un futuro, para conseguir bienestar y para que dentro de algunos años no tengamos que preocuparnos por las cosas que ahora nos preocupan. Y nos olvidamos, nos alejamos y dejamos atrás a los que queremos.
 
Ayer por la noche volví a juntarme con las dos personas con las que compartí mis años de universitario. Desde segundo curso, cuando coincidí con ellos en el turno de tarde: Adrián y Álvaro. Los años han pasado desde la última vez que los vi a los dos y estuvimos durante horas bebiendo y rememorando tiempos. Tiempos que ya no volverán. Tiempos que se pasaron sin que pudiéramos evitarlo, porque es parte de ese camino del que en muchas ocasiones os he hablado.
 
Ayer volví a ser ese chaval que iba a la universidad y que los fines de semana se ponía tibio a cañitas y a tapitas. Ayer volví a cogerme un pedo desde hace muchos años. Ayer estuve la mitad del día con una caña en la mano. Y tengo que reconocer que me lo pasé muy bien. Y que también no perdí la compostura como por aquel entonces. Y que lo volvería a hacer sin dudar todos los días de mi vida. Ayer me di cuenta de que tengo que pasar más tiempo con la gente que me hace bien, la gente que siempre está ahí, para lo que quieras. La gente que te contesta a tus mensajes o los que simplemente te escriben un correo para decirte "estoy aquí" o para decirte "hola, hoy me he acordado de ti" o para preguntarte "cómo estás", sin más.
 
Ayer me sentí cómodo con gente con la que he pasado muchas horas de mi vida y con la que no voy a volver a pasar tanto tiempo, porque el camino se separa del de los demás. Pero ayer me hice una promesa: hacer más ancho el camino, disfrutarlo más, ahora que podré; volverme, darme la vuelta y mirar a la gente que se quedó atrás o a la que solté la mano; limpiar el camino para que sea más cómodo y llevadero.
 
Ayer me hice una promesa: la de querer, la de poder, la de hacer, la de estar, la de tener. Y necesito vuestra ayuda.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s