¿A dónde vamos a llegar?

 
Estas imágenes aparecieron en televisión anteayer. Se trata de un niño de Sumatra que tiene dos años y fuma 40 cigarrillos al día. Es muy triste encontrarnos con esta noticia el mismo día que nos alegramos por dar un paso más en la lucha contra el tabaquismo al comprobar que, por fin, las cajetillas de tabaco van "decoradas" con las fotografías más desagradables que un fumador (y cualquier otro que no lo sea) se pueda encontrar a día de hoy. Unas fotografías que muestran el horror. La verdadera cara, y más amarga, del tabaquismo.
 
Son imágenes de las consecuencias que conlleva fumar: cánceres de pulmón, de garganta, de lengua. Imágenes que ya aparecen en las cajetillas de otros países, países en los que, en lugar del típico mensaje intentando convencer de lo malo y dañino que es fumar para ti y para los que te rodean, aparecen mensajes mucho más agresivos mostrando la pura realidad.
 
Pero volvamos al tema de este curioso niño que con dos años fuma esa barbaridad al día. Os dejo con las imágenes:
 
   
 
¿De quién es la culpa de esta escena tan desagradable? A lo mejor parece un tópico pero la culpa es de los padres. A sus dos años, este niño adicto al tabaco pesa ya 25 kilos, tiene problemas para andar y cuando no le dan de fumar "se enfada, grita y golpea su cabeza contra las paredes" comenta su madre. Efectivamente, es más cómodo dejar que el niño haga esto a tener que criarlo como está mandado. La madre también afirma que su hijo cuando no fuma "se siente mareado y enfermo".
 
Pero a ellos les da igual. Dicen que lo ven tan sano y tan fuerte que prefieren seguir pagando el vicio del niño (unos cinco euros al día aproximadamente). Evidentemente, este vicio será mucho más barato que ayudar al niño a dejarlo y criarlo como debe ser.
 
Lo más fuerte del vídeo, donde además lo podréis apreciar, es que los padres del niño se descojonan vivos al verlo fumar. Desde luego está claro que en Indonesia falla algo; falla alguna ley que penalice a estos señores por haber convertido a su niño de dos años en un auténtico yonki de la nicotina. Lo peor de todo es que no es un caso aislado: un 25% de los niños indonesios de entre 3 y 15 años han probado el tabaco y el 3,2% son fumadores activos. ¡¡Qué horror!!
 
La triste conclusión de todo esto es que este niño desde pequeño ya se ha convertido en un enfermo y que le espera un temprano y trágico final.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿A dónde vamos a llegar?

  1. Jorge dijo:

    Es asqueroso.PD: Ved el vídeo lo antes posible; Telecinco lo retirará pronto de Youtube.

  2. Alberto dijo:

    Es lo más terrible que he visto en mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s