La mala educación: Diego y Aitana

 
A veces veo moratones por todo mi cuerpo y ni siquiera sé cómo me los he hecho. No sé reconocer todos esos golpes y heridas que de vez en cuando me encuentro por partes de mi cuerpo que nunca me hubiese imaginado.
 
Tampoco sé reconocer el motivo por el que un niño puede llegar a llorar: por una rabieta, por hambre, por dolor, por falta de cariño,… A lo mejor es porque no he tenido una vida complicada pero no sé distinguir ciertos síntomas del motivo que lo producen.
 
Sin embargo, los médicos sí. Un médico se forma durante muchos años para conseguir reconocer ciertos síntomas y analizarlos para llegar a una conclusión. Entonces, ¿por qué fue acusado en Tenerife un hombre inocente por matar, supuestamente, a su hijastra de 3 años?
 
El caso de la pequeña Aitana y de Diego ha estremecido el país. A veces pienso que la libertad de expresión es ese derecho que permite a los vecinos de Diego vociferarle e insultar, gritarle ‘asesino’ sin que ningún juez haya llegado a la conclusión de que lo es. Esto es lo que le pasó a este chaval, que acabó linchado mediáticamente por la prensa y la sociedad y que acabó en comisaría esposado.
 
Por culpa de la irresponsabilidad del médico que realizó el diagnóstico, los medios, la policía y la justicia, todos pusimos en el rostro de Diego la cara de un asesino y la sociedad se encargó de hacerle un juicio moral en paralelo.
 
Pero entonces, para qué sirven esas campañas y esos cursos de formación que reciben estos especialistas. ¿Para qué sirve la Ley de Protección de Datos? Tanto dinero e impuestos gastados para llegar a la única conclusión de que la presunción de inocencia en este país no se respeta. Como si estuviéramos en uno de esos muchos países incivilizados y desperdigados por el mundo, todos los acusados por cualquier delito son culpables hasta que no demuestren su inocencia.
 
Todos los diarios digitales estatales llenaban sus comentarios de insultos hacia este pobre chaval. Insultos que no fueron filtrados por los responsables. Ese filtro que se llama educación. Ese filtro que no ha funcionado.
 
Es imperdonable el error cometido por todos los medios y responsables implicados en este asunto. Implicados de los que ahora solamente espero que rectifiquen y que pidan perdón, porque por su culpa ahora este joven se encuentra en tratamiento siquiátrico y con una rabia enorme por haber sido acusado de la muerte de uno de los seres que más querría en su vida.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mala educación: Diego y Aitana

  1. Alberto dijo:

    Mañana veremos algunas de las consecuencias de violar la presunción de inocencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s