El comienzo de una semana

 
Llevo en el curro un poco más de media hora. Mi ordenador ha tardado en encenderse casi 20 minutos: estaba muy tostado. ¿Por qué? Un lunes más se vuelve colgar de frío.
 
Además hoy, que es festivo en muchas comunidades autónomas, como Catalunya. Pero supuestamente nosotros ya hemos disfrutado de los días festivos correspondientes a todos estos puentes, pero sin ser puente. Claro, es lo que tiene celebrar las fiestas religiosas, que parece que no las celebras bien.
 
Quizá también la rutina puede ser la consecuencia de no descansar. O de descansar poco ya que tenemos poco tiempo para hacerlo. ¿Cuántos hemos querido que el fin de semana durara más? Pues hoy en Madrid no va a poder ser.
 
De todas formas, hay una cierta rutina para el descanso que nos puede ayudar en nuestra vida diaria. Rutina, es irónico. Dicen que tienes que dormir un mínimo de ocho horas diarias para llevar el peso completo de un día. Quizá este sea el motivo de mi mal humor, puesto que estas horas solamente las consigo alcanzar los fines de semana, los días que parezco estar más contento.
 
¿Por qué cuanto más pasan los años va empeorando nuestra calidad de vida? Porque nos agobiamos: cada día tenemos más metas y más objetivos: trabajo, estudios, hasta con los hobbies tenemos que cumplir… Aunque no vaya a servir de mucho y aunque sea yo el primero que tiene que cumplirlo, estos son los consejos médicos que debemos seguir para aguantar nuestro terrible ritmo de vida:
 
1. Lo primero que nos dicen es que debemos seguir la misma rutina, aunque pueda parecer contradictorio. Debemos intentar acostarnos y levantarnos siempre a la misma hora, incluidos los fines de semana. Supuestamente aprovecharemos más el sueño al dormir menos horas y nuestro cuerpo se despertará, con el tiempo, solo. Pero ¿quién no quiere disfrutar algún fin de semana de una noche toledana o de una mañana acurrucaditos en la cama? El mejor ejemplo lo tenemos en los abuelos, lo llevan haciendo toda la vida, véanlo ustedes.
 
2. También nos aconsejan que nos acostemos temprano. La hora ideal para el sueño de una persona son entre las once de la noche y las dos de la madrugada, lo que se conoce como la primera fase del sueño. Supuestamente es la franja horaria en la que mejor se disfruta del descanso.
 
3. La cama y el lugar también son importantes. Nuestro cuarto debería estar, siempre que nos vayamos a dormir, ordenado, cada cosa en su sitio, y todos los aparatos eléctricos que tengamos apagados. También se considera importante que las ropas que nos envuelvan en la cama sean de algodón.
 
4. Y el último consejo importante: hacer la digestión antes de acostarse, es decir, cenar dos horas antes de irse a la cama.
 
Como veis, nuestra calidad de vida dista bastante de esta clase de normas dadas por los que son responsables de nuestra salud. Pero una vez más, el sistema falla. No me preguntéis qué sistema porque no tengo ni idea.
 
La vida no está hecha para que podamos conciliar una vida laboral con una vida estudiantil y con una vida familiar al mismo tiempo. Debe ser que todavía no nos ha entrado en nuestra cabezota que solamente tenemos una vida y que tenemos que disfrutarla. Hace algún tiempo me lo propuse como meta en la vida: pasármelo bien. No busco otro objetivo: quizá por eso cobro al mes en mi trabajo menos de lo que hace posible una buena vida o quizás por eso no sé, muchas veces, qué poner en este blog.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El comienzo de una semana

  1. Alberto dijo:

    Pero cuando pones algo, ¡qué bien lo pones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s