Dejad que los niños se acerquen a mí… ¡y un huevo!

 
Fotograma de 'La Mala Educación'Esta tarde de domingo, en la que no he tenido ningún plan mejor que salir a dar una vuelta, se ha saldado con un par de anécdotas.
 
Voy a empezar con la segunda, porque la primera, mucho más hard la quiero dejar para el final. Tengo que decir, primero, que ambas me han sucedido en un tren de cercanías con destino Madrid. Lo que no suceda en un tren de cercanías puede suceder perfectamente en un bar de putas no te va a suceder nunca en ningún sitio.
 
En la segunda de mis anécdotas, me encontré con una jauría de niños horribles y diabólicos. ¿Qué pueden hacer una pandilla de 50 niños, como mínimo, acompañados de 5 adultos locos y gilipollas hiperactivos? Pues nada bueno.
 
Yo creo que eran uno de esos grupos de boy-scouts, es decir, jóvenes de entre 18 y 25 años a los que se les califica como extrovertidos y les convierten en animadores socio-culturales para encabezar esas acampadas, excursiones y paseos al Retiro rodeados de decenas y decenas de niños. Quizá se refugian en su alocada forma de ser para no dejar de crecer… ni de madurar, porque ellos eran peores que los niños.
 
Os cuento: uno de ellos, por ejemplo, hablaba a los niños, como si de ganado se tratase, con un megáfono (recordemos que seguimos dentro de un tren, con más viajeros, no solo boy-scouts), otro de ellos llama "golfa y guarra" a una niña que dice "morrearse con sus dos novios", otro de ellos anima a uno de los niños a que vuelva a escupir contra el cristal,… y podía seguir más tiempo, pero creo que no merece la pena. Ya lo sufrirán los padres, algunos años después, cuando tengan que lamentar las malas compañías con las que dejaban a sus hijos en lugar de ocuparse ellos. Claro está: es gente de postín que no está a favor del aborto, así que tienen que tenerlos y tienen que buscar a alguien a quien endosárselos.
 
Merece más la pena que os cuente lo que me sucedió, en el mismo tren, ¡oh, my god!, minutos antes. Antes quiero hacer una advertencia: puede dañar vuestra sensibilidad vuestro sentido del humor. Me hubiera molado poner la advertencia de color rojo y parpadeando, pero ahora mismo no me apetece mucho. A lo que voy, que me lío con cosas que no importan. Me encontré con un señor, el cual estaba sentado enfrente mía. Desde que me subí al tren, el señor no me dejaba de mirar. Claro que yo pensé "pues será por mis pintas, por llevar los pantalones caídos e ir enseñando mis nuevos boxers marrones con los bordes rosas". Y también pensé "ya verás como al final me pasa algo". Y tanto que pasó.
 
Le costaron diez minutos hasta que se me acercó y me preguntó "¿estudias o trabajas?" "¿de dónde eres y en qué trabajas?". Al parecer le sonaba mi cara, él era de Alcalá y yo trabajo allí. Hasta aquí puede resultar cordial hasta que pronuncia (esto es lo que puede herir vuestro sentido del humor) "yo soy salesiano". Resulta que el señor empezó a contarme su vida: vive en la Ronda de Atocha (le faltó poco para darme su dirección exacta), pero ya no con sus compañeros de convento. Aquí pensé "éste solo puede querer dos cosas de mí: abducirme o violarme". Obviamente, un chaval como yo con un cuerpo joven y fresco (e irresistible) tenía que estar sujeto más a la segunda opción que a la primera.
 
Hombre, reconozco que la primera opción también era posible puesto que, dice la Wikipedia, los salesianos trabajan "para la atención educativa y formativa de los jóvenes que en sus sociedades se encuentran en situaciones de desventaja económica, marginalidad o en riesgo". Gracias, señor salesiano, por haberme llamado pobre, marginado y dañino. Me alaga.
 
Lo peor vino después. Me tuve que inventar (bueno, realmente afirmaba con la cabeza todo lo que me preguntaba) un montón de cosas para que me dejara en paz. ¿Nunca os ha pasado que un desconocido se os pone a hablar ‘porque sí’? A mí personalmente no me gusta; ya me enseñaron mis profes del cole, de pequeño, que no hay que hablar con desconocidos (yo voy mucho más allá: ni siquiera hablo con las teleoperadoras, las máquinas de tabaco y, menos aún, la señora que habla por la megafonía del metro). Voy concluyendo, que me vuelvo a liar: al final todo quedó en que iba hasta Chamartín para tomar un café. Claro que el hombre, viendo lo lejos que iba, se ofreció para que me lo tomara en su casa, que estaba al lado y en la que estaba muy solo.
 
Síiiiiiiiiiiiiiiiiii, lo habéis oído leído bien: ¡¡me tiró los trastos un cura!! Bueno, yo no sé si un salesiano es un cura, no estoy muy puesto en eso. Pero por lo menos, si es un cura, no iba con la sotana y el alzacuellos (también conocido en las zonas rurales como espantaputas), porque hubiera sido mucho más fuerte.
 
Me quedé pillado. Fijaos que no suele pasarme nunca, pero así fue. Me vino a la cabeza La Mala Educación, la peli de Almodóvar. Me pasó por delante toda la película en forma de diapositivas… o de fotogramas. Por cierto, os dejo uno de ellos en la foto de hoy, y que corresponde a una de las escenas más calientes de la peli.
 
Terminando… ¿qué hemos aprendido en el post de hoy? Pues que no hay que dejar que se acerquen los niños a nosotros y ¡¡que los curas sois unos cochinos!!… Estáis muy salidotes. Es lo que tiene crecer y vivir rodeado de tíos, que solamente se aprenden las cosas malas. Ya lo dicen las mujeres a sus maridos: "¿qué? ¿otra vez de fiesta con los amigotes?". Yo pensé que los curas solamente violaban niños… me voy a tener que dejar crecer un poco más la barba.
 
¿Veis como todos los días se aprende algo? En fin, que ya estoy en casa sano y salvo… y buenísimo, claro, pa’ que los curas me entren…
 
Por cierto, espero que hayáis adelantado la hora, que si no, mañana se os van a pegar las sábanas… Que empecéis con buen pie la semana, como yo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dejad que los niños se acerquen a mí… ¡y un huevo!

  1. Alberto dijo:

    I cannot believe it!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s