Moñadas domingueras

 
Me apetece entrar esta noche, a punto de terminar la semana, para contar algo. Y es que no se me ocurren más que moñadas, coñas y tonterías varias.
 
Hace un par de horas volví de Pozuelo, aquí en Madrid, de ver un concierto de música clásica. Creo que mi primer concierto de música clásica de toda mi vida. En él, y gracias a ella pudimos entrar, tocaba María Fagot. El instrumento que tocaba era el Fagot. Si no, menudo trauma. Imagínate que te cambias de instrumento; a ver qué haces con tu apellido. Ja ja. Hoy estoy de coña.
 
Obviamente es un apellido postizo para María, que le ha caído encima por tocar ese instrumento, del que hasta hace unas horas no conocía ni su forma, su manera de tocarlo, ni su sonido.
 
La compañía que ha deleitado hoy a los vecinos de Pozuelo (y a los visitantes) con su música se llama OSPAL, que son las siglas de Orquesta Sinfónica de Pozuelo de Alarcón "La Lira".
 
Esta música ha conseguido emocionarme. Era maravilloso el sonido de todos esos instrumentos al unísono. Aunque es una pena que no me haya podido quedar hasta el final. No me quiero ni siquiera imaginar cómo deben sentirse esos músicos y directores de cine, cuando crean una música y la misma llega a manos de una banda como ésta, y que transforma tu música en una auténtica maravilla.
 
Espero que nuestra amiga, Fagot, tenga mucha suerte en su camino… pero seguro que no hace siquiera falta que se lo deseemos.
 
Por otro lado, ayer os conté que iba a ir al teatro a ver una obra de Lorca y os bromeé con la vida y muerte del autor. Pues bien: qué alegría que estuviera muerto, porque si se llega a levantar de la tumba y ve lo que han hecho con su trabajo, es capaz de volverse a morir. La obra, titulada Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, resultó ser una puta performace. Un elemento más de teatro moderno, que ahora más que nunca, inunda las salas madrileñas, y en general de toda España.
 
No hacen falta que hagan estas cosas… a mí no. Es muy buena idea que intentes vender tu producto como sea para llegar a quien sea, como la última función que se está representando en el Teatro Real. Pero en el momento en el que un señor acaba de comprar una entrada para tu espectáculo, dejas de intentar vender y debes, únicamente, de centrarte en gustar, emocionar y no defraudar a la gente que se sienta en las butacas.
 
Me tienta haceros un día en este blog una performace. Sí, me tienta. Para demostraros que todo el mundo es capaz de hacer basura. Quizá algún día os encontráis con algo raro aquí escrito. No os preocupéis, eso significará que me he vuelto moderno.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s