14 nominados

 
En el décimo aniversario de Gran Hermano, el público va a tener el papel más importante en la historia del programa: podrá completar el casting, decidir qué concursantes disfrutarán de la casa de ‘GH 10’. Y lo hará partiendo de dos casas: la casa 10 y la casa 1. Tan sólo dos concursantes, un feliz matrimonio, son ya concursantes oficiales de esta edición.
 
Los 16 concursantes de GH 10
 
Siete años y nueve ediciones después de aquel 23 de abril de 2000, Gran Hermano se ha convertido en un concurso de referencia, un programa maduro que se renueva en cada edición y que nunca ha dejado de conectar con el público gracias, entre otras cosas, a la complicidad que se ha conseguido con los espectadores. Los concursantes se la juegan, pero los espectadores mandan; ellos deciden el futuro de la casa, y ese poder del público es cada vez mayor, porque cada año tiene más información sobre los concursantes y sobre los planes de Gran Hermano. Así, Gran Hermano y el espectador van siempre de la mano por un camino que lleva a la elección del ganador entre un grupo de concursantes que nunca sabe a qué se va a enfrentar.
 
La casa 1 es la casa abandonada del primer Gran Hermano, tal y como quedó tras la salida de Ismael Beiro. Ha estado sellada hasta ahora y el paso del tiempo se aprecia en todos los detalles: está sucia, invadida por la vegetación, con óxido, los muebles rotos… Éste es el panorama que se han encontrado los 14 candidatos a formar parte de ‘GH 10′. Allí vivirán la experiencia de Gran Hermano, se nominarán y se someterán a la decisión del público que decidirá entre los nominados a quién quiere expulsar. Como siempre desde que empezó el programa el nominado más votado por el público será expulsado, y el menos votado se convertirá en concursante de ‘GH 10’ y pasará a vivir a un lugar que, hasta ese momento, todos desconocen: la casa 10.
 
La casa 10 es la casa del futuro, la que sería la evolución natural de la casa de GH 9. Aquí irán entrando los nominados salvados por el público, que descubrirán en ese momento que hasta entonces han estado viviendo Gran Hermano sólo como candidatos. Cuando ocho personas hayan pasado de la casa 1 a la casa 10 empezará, de verdad, GH 10. Además, el primero de esos trasvasados se va a encontrar con que la casa 10 no está deshabitada.
 
Un secreto habita la casa 10 desde el principio del programa. Un secreto compartido por dos personas, un matrimonio feliz con la suerte de ser los únicos que han entrado directamente sin someterse, durante las semanas previas, a la decisión de público. Pero una ventaja tan grande tiene que tener su contrapartida: la pareja no puede desvelar a sus compañeros que son matrimonio. Si lo cuentan o alguien les descubre, uno de los dos tendrá que salir de la casa. Ésa es su misión: mantener el engaño hasta el final. Pero Gran Hermano todavía guarda secretos que los concursantes irán averiguando en esta segunda etapa del programa y que les llevará a una sorprendente Final del concurso.
 
Las pruebas siguen siendo la única manera que tienen los concursantes de conseguir su presupuesto semanal para llenar la despensa, y este año hay pruebas por partida doble. Mientras en la casa 10 superarán pruebas nuevas y tecnológicas, en la casa 1 se enfrentarán a pruebas históricas, retos de otras ediciones de Gran Hermano que por algún motivo tuvieron un papel importante en la convivencia. Si ganan las pruebas, obtendrán 5 euros por persona y día que les posibilitará llenar la cesta de la compra. Si fallan tendrán que subsisitir con los restos que les queden en la despensa.
 
Gran Hermano 10 ha comenzado. Y como siempre, será otra historia.
 
Otros concursantes también aportan sus propias particularidades, todas ellas sin precedente en la historia del programa. Gran Hermano 10 da cobijo a la concursante de menor estatura de todas ediciones, Almudena, una cartagenera de 1,29 metros de altura que acude al programa dispuesta a demostrar que incluso en un mundo de estantes inalcanzables se puede llevar una vida normal. Almudena comparte casa con Mirentxu, que ostenta otro récord: ser la concursante de más edad. Fan acérrima del programa desde su primer día, esta madre de tres hijos y abuela de dos nietos decidió a sus 69 años realizar su sueño de intentar entrar en la casa de Guadalix.
 
 
La que iba a ser una de las grandes sorpresas para los concursantes, sin embargo, apenas duró segundos. El ganador de la primera edición, Ismael Beiro, entró en la casa caracterizado como un pastor llamado Paco Morales y con la misión de intentar no ser reconocido durante una semana entera. La granadina Ana Toro lo reconoció al instante, haciendo que su estancia en la casa se redujese a un par de horas durante los cuales aprovechó para compartir su experiencia con los nuevos concursantes y darles consejos.
 
Pese a tantas novedades, otros elementos clásicos del programa se mantienen, entre ellos los ocasionales problemas de sonido al conectar con la casa que acaban provocando algunos de los momentos más cómicos. Esta noche pudimos ver cómo Mercedes, que iba vestida enteramente de Prada con un vestido dorado que llamó la atención del público durante toda la emisión, se comunicaba con los dos concursantes de la Casa 10 haciendo que leyesen sus labios.
 
–> Los concursantes de Gran Hermano 10: Carlos Fernández y Gema Zafra.
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s