El final de las vacaciones

 
Mañana vuelvo al curro. Ya tenía ganas. La verdad es que han sido en total 38 días de vacaciones en las que he hecho de todo. He visto a amigos que hacía tiempo no veía, he asistido a los conciertos de Amaral que me ha dado la real gana, me he despedido de gente a la que sé que voy a echar de menos. En fin, han sido muchas emociones. Me va a tocar resumirlas ahora mismo.
 
El mes de julio es un mes que odio con todas mis fuerzas. Es un mes en el que te toca siempre despedirte de gente que crees que no vas a volver a ver en toda tu vida. Como me ha pasado con Víctor, mi compañero de curro, que espero que estés leyendo esto. No he trabajado mano a mano con él, pero siempre me ha caído muy bien, despertaba una ternura y una simpatía genial. Nunca olvidaré a una persona tan vital como a él. Espero que lo pases muy bien en Irlanda.
 
También he conocido a un montón de peña nueva. He "entrado" prácticamente en No es culpa nuestra. De momento estoy relacionado, gracias a Tuenti, otra cosa en la que he entrado, con toda la buena gente del grupo. Seguro que hay un montón de cabrones, pero todavía no me los he encontrado de cara. Y lo estoy deseando. Cuando entro en un grupo nuevo de gente, estoy deseando crear amistades y relaciones nuevas, pero también deseo conocer siempre gente con la que no llevarme bien. Si todo el mundo opinase de mí que soy una buena persona sería todo un puto aburrimiento.
 
Voy a intentar pasar, como si de la lista de clase se tratase, por todos y cada uno de vosotros. Espero no dejarme a nadie, a ver si vais a pensar que os caigo mal. También voy a empezar a hablar en primera persona. Decir lo que pienso. No quiero que mis comentarios sean coaccionados por mí mismo.
 
Creo que una de las primeras personas que conocí fue Steward. Bueno, Jose. Me tengo que acostumbrar a llamarle así. No me gustan nada nada los motes y los apodos y no sé porqué hostias entro al trapo de esta manera. Estoy convencido de que, por mucho que se haya acostumbrado, a él tampoco le hará mucha gracia. Creo que en su lote tengo que meter a Fer. Qué chico más majo. Es flipante, porque le he conocido hace poco, pero siempre ha estado cerca de mí, estudiando en el mismo edificio que yo. Los que le conocen seguro que opinan lo mismo que yo: es un chico guapísimo. Además, el muy cabrón, es fotogénico, pero qué envidia me da. Espero que les vaya muy bien juntos, ojalá. Porque hacen muy buena pareja. A mí me mola verles juntos. No sé porqué. Me gusta.
 
No voy a meter en el mismo lote, aunque quizás lo tendría que hacer, a María Fagot. Me acuerdo cuando la conocí; quitando, por supuesto las obras de teatro en las que participó. Fue en la fiesta de nochevieja. Estaba cortado, no sabía cómo comportarme. La veía diferente a todo lo que había visto hasta ahora. No sé. No sé cómo explicar aquella sensación. Pero ahora es diferente. Cada vez que estoy con ella, o cerca de ella, se siente en el ambiente un cierto rollo especial. No sé, da buenas vibraciones, sería lo que diría cualquier colgao de esos que se meten cualquier mierda.
 
Estoy echando mano del Tuenti, no me quiero dejar nadie de escribir en estas líneas. Sí, ya estoy, como no. Tengo que recordarlo, porque a la mayor parte de ellos los conocí en su casa. Gogo. A él le seguiré llamando por su mote. Me mola. En un principio, pensé que se podría llamar Hugo… no sé, HuGO, GOGO. Yo qué sé. En algo he de ocupar mi tiempo. A veces me intriga esta persona. Parece que tiene una máscara y que oculta algo detrás. También tengo que decir que siempre que estoy con él me ha tratado de puta madre y que me ha aceptado desde el primer momento. Quizá esa sensación es porque sea casi un actor profesional y esté en constante ensayo. No me parece mal, la verdad, si esto fuera así.
 
Julio es un tío supercachondo. Podría atreverme a decir que es el que más me ha llamado la atención de todos ellos. Sin apenas habernos visto mucho, el tío me ha recibido de puta madre. Parece, a primera vista, que le caigo de puta madre. Como si me conociera de toda la vida. Es sorprendente. Hasta me ha invitado a Pisa, a ir a verle. ¿Quién le dice que no voy a poder ir? Y no es por el miedo a volar (que no es miedo, es pánico), sino porque seguro que pasará algo que me lo impedirá. Ya te digo que es flipante… me quedo alucinado cuando pienso la forma de tratarme que ha tenido siempre.
 
A ver Tuenti, a ver,… guíame. Chechi… otra que se ha ido. Esta tía esta zumbá… para la gente que no la conozca, creo que tengo que explicarlo. Está loca perdía, como yo cuando me junto con la gente que siente lo mismo que yo. Creo que no la he visto nunca triste o jodida. No sé… tampoco la he visto tanto, claro. Tampoco parece que tenga sentido del ridículo. Yo últimamente creo que lo estoy perdiendo un poco, aunque siempre me reservo algo, claro. Pues ésta, es otra de las personas que se ha largao… a París. Con los siesos de los franceses; mira que me caen mal.
 
Anda… Alvarito… Jejeje. Tengo que reconocer que al principio no me caía bien. Creo que por su risa, me ponía nervioso. Pero me he dado cuenta de que quiere a la gente un montón. Hay muchas veces que la primera impresión es incorrecta, aunque no me suelo equivocar. El tiempo siempre me ha dado la razón. Me encanta hacerle de rabiar, porque sé que no se va a enfadar nunca. Es como un niño pequeño. Igual que dentro de mí, hay un enano que suelta toda la mala hostia que siempre se ve, sé que dentro de él todavía sigue existiendo un niño pequeño. E indefenso.
 
Con Camino y Rocky no sé cómo comportarme. Camino hay muchas veces que me descentra. Es una forma de ser bastante… puf, que digo… Es una locura. Tiene un defecto enorme, que tiene que corregir ya: dejar de tratar así a la gente. Sé que entonces yo también debería cambiar, porque soy lo mismo. Pero no soy tan arrojadizo.
 
He querido dejar para el final (teniendo en cuenta que no me olvido a nadie) a Bea y a Gago. Pero no voy a decir nada más. Me he cansado de escribir por hoy. Además, la opinión de Bea me la quiero guardar para mí. Bea es una persona muy especial, la he cogido un afecto distinto que a los demás. Quizá porque fue la primera a la que conocí, pero me lo quiero reservar.
 
Voy a cambiar de tema. Y voy a volver a hablar de mis compañeros de la Universidad. Hace unos días, volví a ver a Álvaro. Tengo que reconocer que es una de las primeras personas que he conocido a las que todavía no le he encontrado ni un solo defecto. Es un tío genial; la tía que lo pille, será muy afortunada. Llevaba sin verle casi un año. Como a Adri, que a él ya llevo el año y más. Cómo es posible que a alguien a quien aprecias realmente estés sin tener contacto con él tanto tiempo. Supongo que será el trabajo… la vida que va cambiando; será por eso que no quiero crecer más. Pues lo mismo me pasa con Lolo. Sigue siendo mi mejor amigo, por supuesto, aunque la vida nos tenga tan distanciados. Y con Rubén, que tampoco me olvido de él.
 
En cambio sí que me he distanciado de mucha más gente. De gente que sé que puede hacerme daño. De gente que ya me ha hecho daño. De esto sabes mucho, Rodri, porque te ha pasado lo mismo que a mí. Cómo puede haber gente que sea tan hija de puta de ponerte otra cara cuando tiene oculta la verdadera. ¿Por qué le hacéis tanto daño a la gente? Un día se me va a poner en los cojones contar todo lo que sé de vosotros… para que toméis un poquito de vuestra propia medicina. No podéis ser tan hijos de puta, porque no estáis solos en el mundo. Qué mierda!
 
Me estoy pasando. Esto empezó siendo un repaso del año que se acaba (del curso, de la temporada), y de la presentación de cómo viene lo siguiente. Y como siga así la voy a cagar y no quiero hacerlo. La gente siempre se sorprende por lo que escribo en este blogEl truco es en dejar que sean tus manos las que escriban por ti. Sin pensar. En no borrar nada de lo que tienes escrito hasta el momento. Sé que me traerá problemas, pero es que, como diría Belén, a estas alturas…
 
Es verdad: Belén. Y Montse, Ángel, Montse, Jesús, Araceli, Miguel, Santi,… y demás. La gente de mi curro. Este nuevo curso se aproxima algo horrible a lo que no quiero enfrentarme. Voy a terminar mi carrera, y por tanto, mi beca. Voy a dejar de trabajar en el sitio donde he estado dos años. Es lo que decía antes, hacerse mayor. No me gusta. No me mola un coño. No sé qué voy a hacer cuando me vaya de allí. No quiero irme. Pero es inevitable. Si en mi mano estuviera… dejaría para siempre las cosas como están.
 
Me estoy alargando mucho, así que me voy a dar prisa por acabar, antes de que este post (o alguno de sus lectores) acabe conmigo. Todavía tengo que hablar de Amaral, a los que dedico gran parte de esta página. Han sacado nuevo disco este año. Y ha sido una noticia cojonuda, porque eso significaba Gira y volver a vivir lo mismo de otros años. He recorrido España con Chus, Pedro, Arancha y David (y demás, y los que no están en este año). Voy a decir en público algo que no he dicho nunca, pero creo que ya es hora. Si no lo hago ahora, que están hablando mis manos, no lo voy a hacer nunca. Me enamoré de Chus nada más verle, pero le dejé marchar. Le dejé para no complicarme la vida. Es triste decirlo, pero es así. Decidí irme y conocer a alguien que no tuviera una influencia maligna sobre él; una influencia maligna que destrozaba todo lo que tocaba. Si hubiera seguido adelante, habría salido todo mal. Prefiero que seas mi amigo. Así las cosas serán mucho mejor.
 
Decidí irme y me ha salido de puta madre. Porque hoy es mi aniversario. Hoy cumplo tres años de relación con la persona que me ha cambiado la vida y con la que cierro este post. Nunca imaginé que llegaría tan lejos desde aquel 7 de septiembre de 2005 donde le metí mano en el Templo de Debod. Nunca he querido dar marcha atrás. No me he arrepentido en ningún momento de compartir esto. Y no me arrepentiré jamás.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El final de las vacaciones

  1. Alberto dijo:

    ¡Ey! El anterior soy yo, que no me ha puesto.

  2. Alberto dijo:

    Ooh, pero qué bonito. Se nota la mezcla de bondad y mala leche que tanto te caracteriza… Y al final predomina la bondad. ¡¡Un besazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s