Acabo de estar en el médico

 
Madre mía. Vengo… pufff… Cuando he salido de la consulta de esa ¿Doctora?, ¿Médico?, he dicho, "esto merece un blog".
 
Os cuento la historia desde el principio, para que os enteréis. Un mal día lo tiene cualquiera. Hace dos semanas mis pies lo pagaron. Cortándome las uñas de los pies (me viene a la cabeza la famosa frase de la película de Almodóvar, Kika, "matar es como cortarse las uñas de los pies: al principio, la sola idea te da pereza, pero una vez que empiezas compruebas que es más fácil de lo que pensabas; cuando menos te lo esperas, ya han vuelto a crecer") mi rabia atacó a la uña tercera de mi pie izquierdo. No salía, así que me la arranqué. Dos semanas después, la uña ha crecido clavándoseme en la carne. ¡Qué dolor! Solamente cuando mi dedo se ha puesto morado he ido a la consulta de la famosa "Doctora, Médico". Nunca he tenido que ir al médico. Solamente por motivos burocráticos: hacerme una receta, tramitar la baja médica,… como mucho para vacunarme o hacerme análisis, nunca para una revisión (por voluntad propia, se entiende, no cuenta cuando eres niño).
 
Voy. Primero, los grandes carteles del Centro de Salud que te recuerdan que estás, para nuestra desgracia, en la Salud Pública, y que si no tienes cita estás perjudicando a todos. Principalmente a los médicos y enfermeros que tienen que hacer horas de más. Aunque no debería importarles. ¿Acaso no tienen una profesión vocacional? En fin, a lo que iba.
 
Por suerte, solamente me tocó esperar 5 minutos. Entro en la consulta. La "Doctora, Médico" (perdonad que insista, pero es que no sé qué era esa señora, porque para ser Doctor tienes que estudiar muchos años seguidos y no tenía pinta de habérselo currado; más bien, tenía pinta de funcionaria) nos recibe hablando por el móvil. Aparato, que te indican los carteles por todo el Centro, que debe estar apagado. ¡Curioso! (En casa del herrero…). Que conste que yo el mío, lo llevaba apagado desde casa. Después, y con una prepotencia irónica a base de horas de curro, y con unas confianzas que yo no le he dado, comienza la "revisión".
 
Guantes de látex, camilla con sábana de papel,… tecnología punta. El vistazo a mi dedo, víctima del estrés, duró apenas 15 segundos. Según ella, me he cortado el dedo. La cabrona dijo que me corté el dedo el día que me arranqué mi uña. ¿Pero tú te crees que si me corto un cacho de dedo no me voy a dar cuenta? Pero si ni siquiera me duele la infección.
 
Tratamiento: paciencia. Según ella, que espere a que crezca entera (y por tanto que se me siga clavando). ¡¡Y una pomada!!
 
A tomar por culo. 5 minutos. Ya me extrañaba a mí. Los médicos de la inSeguridad Social solamente tienen 5 minutos por paciente. ¡Se nota! No me quiero meter con la Espe, me sobran horas y motivos para poner a parir a esa trepa y a su Sanidad Pública. Así que paso de hacerlo. Como un día tenga que ir de urgencias, me muero fijo.
 
Farmacia: la farmacéutica, una señora frustrada sin ganas de currar, pero que no tiene otra para ganarse la vida (la conozco, así que no me juzguéis mal, que no es insultar por insultar), pero eso sí: con la sonrisa en los labios. Como los cansinos camareros del Starbucks. Me da una pomada que cuesta 3 euros. Menos mal que tengo receta… ¡Hay que ver!
 
Prospecto: resulta que me han dado una historia que sirve para no sé qué hongo, que también sirve para las infecciones virales, el acné y para la "psicosis de la barba". ¡Coño! A ver si se me va a caer la barba, que después de dos años la he cogido cariño. Mientras que no se me caigan los pelos de los huevos…
 
No me ha gustado la visita al médico, así que no pienso volver. Sé reconocer cuando no me quieren en algún sitio, así que les ahorraré el trabajo la próxima vez.
 
Como veis estoy enfadado con el mundo. He ido a por la crítica fácil y destructiva y ¡¡creo que lo he conseguido!!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Acabo de estar en el médico

  1. Alberto dijo:

    Jajaja, ¡qué gracioso eres! Pero bueno, espera a ver si funciona la pomada, ¿no? ¡Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s