Católico: tu puta madre

 
Estoy hasta los putos cojones de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Lo último que me faltaba ver; es que ya no te puedes morir a gusto. Según la noticia publicada hoy en el diario El País, en su versión digital, resulta que la Esperanza ahora nos ha metido a los curas en los hospitales. Sí, sí, como lo oyes.
 
Resulta que si estoy sufriendo una enfermedad terminal, quiero abortar, o quiero morir dignamente, por ejemplo, un cura va a opinar, votar, decidir, convencer,… a un médico de si puedo o no puedo hacer lo que me salga de los cojones.
 
Me parece una vergüenza esta situación. Y me quejo, por supuesto, porque tengo derecho a hacerlo ya que no voté a Esperanza Aguirre. Una señora que, a parte de tener cara de retrasada mental, es una trepa. Que ni sus propios compañeros de partido la soportan.
 
El dichoso acuerdo firmado por esta sinvergüenza y por el señor Rouco Varela, otro que tal baila, permitirá que a partir de ahora un cura, un obispo o quien coño sea que pertenezca a la Iglesia Católica, pueda formar parte de un comité que se reunirá para tomar decisiones como la sedación de enfermos terminales, la práctica de abortos o reaminación de recién nacidos en ciertos casos. Hasta ahora, estas decisiones eran tomadas por médicos, profesores de ética u otra clase de personal especializado. No creo que deban tomar parte del mismo señores que lo único que hacen en su vida es encerrarse en conventos, vivir del cuento y violar niños.
 
Por lo menos, como se puede leer en la noticia, este comité no tomará las decisiones. Solamente "aconsejará" al médico, que tomará la decisión que quiera. Aun así, yo, como ateo que soy, tengo todo el derecho, como español y perteneciente a un estado aconfesional, a decidir si quiero que estos señores se metan en mi vida. No llevo años sin pisar una iglesia para que ahora se metan en los hospitales que pago con mis impuestos.
 
Hospitales que la señora Aguirre contrata a quien le sale de coño. Aunque ya está acostumbrada a meter la mano (y la pata) en los hospitales. Acordaos de lo que hizo en el de Leganés, despedir a unos señores que hacían muy bien su trabajo y dejar morir con dolor a gente que no tenía la culpa de nada. Y ni siquiera pidió perdón. ¡Ojalá murieras con dolor! Para que veas lo mal que se tiene que pasar.
 
Vamos, señores votantes, cuando fue Ministra de Cultura ya demostró que no vale para nada. ¿Para qué la votan?
 
¡Es que esto es un sin dios!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s